Los masajes terapéuticos combaten el cansancio, relajan los músculos y facilitan la circulación de la sangre. El conjunto de las técnicas naturales del masaje son tan antiguas como la humanidad y no son solamente cuestión de los especialistas, porque mucha gente las puede utilizar para mejorar condiciones como golpes o tensión muscular.

La mayor parte de los masajes consisten en presiones, en golpeteos y en fricciones que se practican sobre otra persona o sobre sí mismo.

Una de las técnicas consiste en las presiones con los pulgares y las yemas de los dedos, además de los tradicionales martilleos efectuados ligeramente con los puños cerrados y el borde de la mano.

Desde la antigüedad

Estos métodos nos han sido transmitidos, en su mayor parte, por las antiguas civilizaciones del Extremo Oriente. Estudios científicos revelan que unos monjes chinos divulgaron su conocimiento del arte de los masajes, al enseñarlo a los médicos, quienes aprendieron a aliviar el dolor, descongestionando los órganos irritados y relajando los músculos tensionados.

Los egipcios y los griegos también conocieron el arte del masaje.

También existen masajes muy especializados que practican los quinesiólogos para reeducar a un miembro traumatizado, a raíz de alguna fractura, o para cuidar un órgano resentido que no cumple bien sus funciones, como el colon o el estómago, por ejemplo. El arte del masaje se orienta hacia las personas de buena Salud, que desean beneficiarse de una práctica manual, capaz de quitar tensiones nerviosas y musculares.

Los masajes y sus aportes para la salud

El masaje de distensión es muy utilizado en muchas terapias de salud. Nace de la inteligencia de quien lo realiza hacia la persona que lo recibe, porque detecta la zona muscular que padece de tensión y dolor, logrando ablandar y tratar el área más flexible hacia la piel. Por otra parte, un masaje bien hecho no agota a quien lo da, porque se ejecuta con flexibilidad y sin utilizar toda su fuerza física.

Algunos pueblos saben que el masaje es un instrumento maravilloso, que previene las enfermedades de la espalda, las tensiones de la nuca, la ciática, entre otras. No es raro que en una familia japonesa, china o hindú, un joven dé masajes a su padre o a su abuela, o a la inversa, que un adulto lo haga con un niño pequeño. Simplemente, los masajes terapéuticos son parte de su cultura.

Los beneficios de los masajes son muchos, contribuyen a la relajación de los músculos cuando el estrés y las malas posturas provocan tensiones musculares, alivian los dolores, promueven la circulación, ayudan a combatir enfermedades como el cáncer o la depresión, mejoran el sistema linfático y el aspecto de la piel, entre otras apreciables ventajas.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más