Los postres lácteos frescos y helados de leche tienen un elevado contenido de azúcar blanca añadida, aunque representan un medio de consumir leche cuando no se aprecian las preparaciones clásicas. Su consumo debe ser limitado y no excesivo, debido a que pueden ocasionar enfermedades como la diábetes.

Los postres lácteos frescos constituyen una categoría muy exótica y los ingredientes utilizados durante su elaboración son: leche líquida y en polvo habitualmente descremada, agentes de textura como espesadores y gelificantes, colorantes, aromas naturales o sabores a chocolate, vainilla, caramelo o extracto de café y, para algunos, la crema ligera que contiene 15% de materias grasas.

Los nutricionistas advierten que estos productos tienen un valor gastronómico muy desigual. En el plano nutritivo, por ejemplo, casi todos son menos grasos que las preparaciones caseras, pero siempre son muy azucarados.

Las cremas de postres y los flanes están espesados con más agentes de textura, que con huevos, lo cual muchas veces no es tan conveniente para la Salud, debido a la incorporación de ingredientes químicos.

Aunque tienen una alta demanda en los países industrializados, especialmente en la población infantil, su uso excesivo en las dietas diarias es poco conveniente.

Los helados siguen siendo una tradición como alternativa para el postre

Cifras reveladas hace varios años atrás, mostraban que en Francia se consumían 233 millones de litros de helados al año, sin contar los helados caseros. La producción de helados en esta nación europea es objeto de una reglamentación estricta, en relación con las denominaciones, la composición, la higiene de la fabricación y el almacenamiento.

Las cremas heladas contienen 7% de sustancias grasas de la leche, tales como: leche entera, crema, mantequilla con azúcar, y un saborizante. Mientras, los helados de huevo contienen 7% de yemas, 2% de materias grasas lácteas, azúcar y un aromatizante.

Las cremas heladas o los helados de frutas contienen, por lo menos, 15% de pulpa de frutas, es decir, un 10% para las frutas ácidas. Los sorbetes de frutas, sin leche, sin huevos y sin crema contienen 35% de frutas o de jugos de frutas. Y los sorbetes de alcoholes, están obligados a contener una cantidad “suficiente” de licor de cualquier sabor comercial.

Vigilar el consumo de alimentos azucarados

En muchas naciones se previene a la población sobre la necesidad de establecer controles, en relación al consumo excesivo de postres y alimentos azucarados como los helados, debido a su bajo valor nutritivo y a las grandes cantidades de azúcar que suelen contener. Algunas campañas nutricionales se realizan con la finalidad de evitar aun aumento de la población de diabéticos o de pacientes con enfermedades relacionadas con el azúcar en la sangre.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más