Las caminatas son actividades deportivas muy comunes en las grandes ciudades, aportan al cuerpo humano efectos tranquilizadores y de oxigenación, porque la marcha tiene una acción sicológica importante, además de contribuir con la pérdida de peso. Esta actividad permite tomar conciencia del cuerpo, de sus posibilidades, además ayuda a realizar una evasión fuera del marco de la vida diaria y a redescubrir la naturaleza.

Los expertos advierten que es necesario conocer la mejor edad para comenzar a realizar largas caminatas e igualmente a qué edad conviene suspenderlas. Por ejemplo, el niño camina aproximadamente desde que cumple un año. En cuanto a la edad límite, para realizar largas caminatas ésta dependerá de las condiciones de las personas, porque la marcha deportiva se debe practicar con moderación cuando disminuyen la capacidad cardíaca y pulmonar, el tono muscular y la flexibilidad de las articulaciones, especialmente en la época de envejecimiento.

Precauciones y recomendaciones al realizar caminatas

La marcha es ideal para quienes tienen una mala adaptación cardiopulmonar al esfuerzo y constituye una excelente preparación para reanudar una actividad física. Unas sesiones de marcha de 20 a 30 minutos, al menos tres veces por semana, permiten avanzar rápidamente y pensar - a corto plazo - en la práctica de otros deportes. Muchas veces, las exigencias de la vida profesional no dan el tiempo disponible y necesario para aplicar este ritmo.

Los doctores recomiendan aprovechar las diferentes oportunidades diarias, como ir caminando hacia el trabajo, estacionar el auto más lejos, bajar del bus o del metro tres estaciones antes y no utilizar los ascensores, ni las escaleras automáticas.

Los expertos también señalan que, unos 15 minutos de caminata después de las comidas facilitan la digestión, disminuyen la somnolencia y mejoran la condición física.

De manera general, no se pueden realizar largas caminatas llevando objetos pesados, como sacos o valijas.

Las posibilidades de elección de las distancias de las caminatas, del ritmo y del relieve del suelo permiten dosificar los esfuerzos. Un paseo lento, no deja beneficios, porque los aportes para la Salud cardíaca y pulmonar son máximos cuando el pulso se siente entre 110 y 120 pulsaciones por minuto.

Un nivel mucho más bajo de pulsaciones, solamente contribuye a fatigar las articulaciones.

Al caminar, las personas no deben sentirse ahogadas, si esto ocurre es aconsejable detenerse durante unos minutos y esperar a que el pulso vuelva a bajar, por debajo de 100 pulsaciones por minuto. Al caminar, la subida aumenta la dificultad y el pulso. Durante la bajada, se utilizan mucho las rodillas y las personas que tengan alguna afección artróstica de esas articulaciones pueden sentirse adoloridas, por ello es recomendable evitar los terrenos ondulados.

Beneficios para la salud de una caminata diaria

Salir a caminar durante las mañanas o en las tardes regularmente deja importantes beneficios para la salud, pero no es aconsejable realizar caminatas durante las horas cercanas al mediodía, debido a las altas temperaturas.

Caminar ayuda a la eliminación del colesterol malo, previene la diabetes, reduce la depresión, el estrés y el riesgo cardíaco, disminuye el riesgo de accidente cerebrovascular, fortalece los huesos, mantiene el cuerpo en forma, tonifica los músculos y mejora la absorción de vitamina D.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más