Muchas personas se preocupan por tener una calidad de vida, pero esto siempre depende de las características de las rutinas diarias y de los hábitos, ya que tienen un fuerte impacto sobre la Salud. Quienes no siguen una dieta equilibrada y prefieren las comidas grasosas son más susceptibles a sufrir enfermedades, igualmente si son consecuentes con el consumo de bebidas alcohólicas, el cigarrillo o largas horas de trabajos agotadores con poco descanso.

Los especialistas en nutrición afirman que un cambio positivo en la dieta, no sólo ayuda a mejorar ciertas condiciones de salud, sino que también mejoran la forma física, promoviendo el adelgazamiento o un aumento controlado de peso, en caso de ser necesario.

Sin duda, recomiendan evitar la sobrealimentación, especialmente en esta época, y comer platillos ligeros, pero variados. Lo ideal es levantarse de la mesa todavía “con un poquito de hambre” y no extremadamente llenos de alimentos, porque entre otros daños, se le exige mucho al aparato digestivo.

El control de la alimentación previene la obesidad

Algunos estudios sobre la obesidad y sus consecuencias, señalan que las comidas demasiado abundantes conducen directamente a un exceso de peso, el cual aumenta el trabajo del corazón y de las articulaciones y predispone a las enfermedades cardiovasculares.

El obeso usualmente "no cabe en su propia piel" y los kilos demás son muy difíciles de llevar.

Estados Unidos es uno de los países donde la población sufre seriamente graves problemas de obesidad, enfermedad que ataca mucho a la infancia. Muchas veces los padres transmiten a sus hijos malos hábitos alimenticios, como ingerir comidas a cualquier hora y sin un control razonable de los nutrientes, como muchas hamburguesas, helados, refrescos y dulces. Esta situación ha provocado el despliegue de numerosas campañas educativas, para ayudar a la gente a controlar la obesidad.

Los daños en la salud que ocasionan los estimulantes

Los doctores también aconsejan rechazar los estimulantes o reducirlos al mínimo; en primer lugar el alcohol, que representa un gran factor de riesgo para la aparición de accidentes cardiovasculares. En este aspecto, también son importantes los programas educativos, porque muchas veces la vida social activa fomenta el consumo de licores en exceso.

Por otra parte, el tabaco también es nocivo, porque deteriora el sistema respiratorio, disminuyendo la capacidad vital y provocando irritaciones de las vías aéreas superiores; además de bronquitis ligeras y luego crónicas, cáncer de la laringe y de pulmón.

Muchos esfuerzos se han realizado en algunas naciones industrializadas para educar a la población, en relación a los daños del hábito de fumar cigarrillos.

El alto consumo de café o té también es perjudicial para el organismo humano, no solo alteran el sistema nervioso, sino que también pueden provocar lesiones a nivel estomacal y cardíaco. Es preferible infusiones de plantas naturales, como manzanilla, tilo o jengibre. Siempre es conveniente revisar algunos recetarios para conocer sus propiedades y formas de preparación.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más