El consumo máximo de oxígeno, medido durante las pruebas sobre pasillo rodante o bicicleta fija, revela la capacidad física de quienes deben realizar esfuerzos deportivos de larga duración. Esta medida es rica en enseñanzas para el atleta de alto nivel competitivo. Mientras más capacidad tenga un individuo para consumir oxígeno - suministrado por el aire del ambiente - más será la fuerza e intensidad de los esfuerzos físicos que podrá ejecutar, sin daños para su Salud.

El concepto de consumo máximo de oxígeno corresponde al volumen máximo de oxígeno, que el organismo es capaz de utilizar por minuto, en el momento de un esfuerzo prolongado. Su abreviatura es VO2 máx; donde el símbolo V indica una capacidad y O2 es el símbolo químico del oxígeno.

La capacidad individual de las personas de consumir el oxígeno

Los doctores especialistas en medicina deportiva señalan que cada individuo posee su propio consumo máximo de oxígeno, de acuerdo a las características de su organismo y su propia potencia de “motor”, determinada genéticamente pero susceptible de mejorar mediante un entrenamiento intensivo. Algunos serán capaces de utilizar mucho oxígeno y tendrán un alto nivel de rendimiento. En otras personas, este nivel es más reducido, y es muy probable que tengan un rendimiento físico igualmente limitado.

Naturalmente, si se puede escoger la potencia de su coche, no ocurre lo mismo para el consumo máximo de oxígeno. Estudios realizados por algunos investigadores escandinavos han comprobado que existe una relación directa, entre la cantidad oxígeno que absorbe un sujeto y su capacidad para hacer esfuerzos físicos de larga duración. Por ejemplo, esta gran fuerza la demandan especialmente, los atletas que compiten en pistas de carreras, los futbolistas o los nadadores.

El entrenamiento intensivo

La medida del consumo máximo de oxígeno es, pues, una excelente prueba de aptitud para los esfuerzos físicos prolongados.

El entrenamiento intensivo permite aumentar de 20 a 30% el valor del consumo. A la inversa, la suspensión de las actividades físicas, producidas por algunas enfermedades o suspensión del entrenamiento, puede disminuir el consumo de oxígeno de un 20% a 30%.

Muchos deportistas realizan continuamente diferentes pruebas para medir el consumo de oxígeno, especialmente si de desempeñan en disciplinas exigentes, como el fútbol, baloncesto, boxeo, rugby, fútbol americano, artes marciales o gimnasia.

Las medidas directas de la inspiración máxima de oxígeno sólo se realizan en centros especializados y bien equipados para la evaluación de los deportistas y de quienes deseen iniciar entrenamientos.

Mucho más en esta época moderna, en la cual muchas personas se inclinan a trabajar como deportistas profesionales o a realizar actividades físicas para un mejor control de la salud, frente a los agitados estilos de vida en las sociedades modernas.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más