Los remedios provenientes de la medicina natural ayudan a controlar el insomnio, gracias a la utilización de los inmensos recursos del mundo vegetal. La fitoterapia, que consiste en la medicina por medio de las plantas, se conoce desde hace milenios en todos los continentes, lo cual revela el interés del hombre, desde las civilizaciones más antiguas, de descubrir y utilizar las plantas para la sanación de enfermedades.

La medicina natural actualmente se utiliza en muchos países, ya que frente a la continua aparición de enfermedades nuevas, más la persistencia de ciertas dolencias de la Salud muy comunes, los médicos cada día son más cautos, frente a los peligros de una intoxicación por medicamentos.

Sin embargo, los especialistas en medina natural advierten que no hay que confiar en la completa inocuidad de las plantas, porque algunas sustancias naturales mal utilizadas pueden ser mortales para los enfermos. El uso controlado de la medicina natural tiene pocos riesgos, debido a que muchos de estos remedios tienen una alta disolución en el tejido vegetal.

Los expertos señalan que la fitoterapia del sueño es poco apropiada para los insomnios crónicos y persistentes, pero tiene una influencia benéfica sobre los insomnios ligeros y transitorios ligados, por ejemplo, a un acontecimiento inesperado o a preocupaciones particulares pasajeras.

Las plantas recomendadas para dormir mejor y prevenir el insomnio

Las siguientes plantas tienen una acción tranquilizante compleja sobre el sistema nervioso y preparan para el sueño: la asperilla, el espino blanco o majuelo, el marrubio negro, la albahaca, el boldo, el gordolobo, la amapola, la cinoglosa, la fumaria, el lúpulo, la lechuga, el laurel cereza o real, el loto corniculado, la majorana, el melioto, el toronjil, el nenúfar, el naranjo, la pasionaria o pasiflora, la adormidera, el manzano, la primavera, el sauce, el tilo y la valeriana.

Una receta ideal para promover el sueño nocturno

Una infusión muy conocida, especialmente en algunas regiones campestres de Europa, se elabora con 30 gramos (g) de hojas de naranjo, 30 g de hojas de toronjil, 10 g de flor de menta, 20 g de flores de lavanda, 20 g de flores de espino blanco, 20 g de raíces de valeriana y 10 g de la planta de verbena. Todos estos ingredientes de deben mezclar muy bien. Se utilizan dos cucharadas soperas, por cada taza de agua, se hierve durante diez minutos y se deja reposar para que la infusión se realice durante diez minutos.

Los especialistas en medicina natural recomiendan beber una tasa por las noches antes de acostarse.

Aunque no son específicamente remedios, los médicos naturistas también recomiendan utilizar ambientadores naturales en las habitaciones antes de dormir, especialmente utilizando el aroma de lavanda por sus valiosas propiedades terapéuticas y relajantes. Además de aplicar cremas suaves y lociones con delicadas fragancias naturales, para ayudar a crear un ambiente ideal para el descanso reparador.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más