La mujer recién embarazada comienza a presentar cambios en su organismo, debido a la formación del feto en el útero, entre los síntomas más comunes que presenta la futura mamá durante el primer trimestre de embarazo se incluyen: acidez gástrica, fatiga y venas varicosas; normalmente comienza a padecer de náuseas y un leve sangrado vaginal, por lo general, duerme más horas de lo habitual y no tiene ánimo de mantenerse muy activa durante la vigilia.

El primer trimestre es importante, porque la mujer debe acostumbrarse a la idea de que tendrá un hijo y deberá aprender a aceptarlo y a convivir con los 9 meses de embarazo, que le esperan.

Normalmente, vive una etapa de exaltación, tras el reciente anuncio de que tendrá un bebé. Según los especialistas, la mujer llega con frecuencia a su máximo grado de belleza durante este período.

La mujer recién embarazada está en plena conmoción hormonal y necesita más horas de sueño. Por lo general, comienza a sentirse un poco más cansada de lo habitual. Sin embargo, todo dependerá de la calidad de vida de la futura mámá.

En el primer trimestre la mujer debe trabajar menos

Cuando una mujer trabaja, al menos, 12 horas diarias y descubre que está embarazada, es necesario que reduzca un poco la duración de su jornada laboral y descanse más.

Los doctores advierten que esta etapa del embarazo es un poco delicada, porque el feto apenas comienza a formarse y si la mujer tiene un estilo de vida muy agitado, pueden presentarse abortos espontáneos.

Por otra parte, si la mujer no trabaja, pero tiene un hijo de 3 ó 4 años, igualmente mantiene un ritmo de vida acelerado, por las exigencias que implica cuidar a un niño pequeño. Las actividades cotidianas dejan poco tiempo para el descanso, pero si está embarazada deberá bajar el ritmo de sus actividades diarias.

Los expertos en gineco-obstetricia consideran que las sociedades industrializadas no son comprensivas con las mujeres al comienzo del embarazo.

La ecografía revela el diminuto tamaño del feto, pero como el embarazo aún no es evidente porque no existe volumen abdominal, los jefes y patronos por lo general no lo notan y no lo consideran relevante.

Las madres solamente pueden observar al diminuto feto, por medio de una ecografía, pero aún no lo siente y temen molestarlo. Las mujeres deben acudir a control prenatal al comienzo del embarazo, para recibir orientaciones médicas que le permitan vivir sanamente esta etapa. Muchas tienen miedo al aborto natural durante el primer trimestre, por este motivo, suelen ser muy cuidadosas.

El ácido fólico previene la aparición de enfermedades en el cerebro y en la médula espinal en el feto

Los doctores, por lo general, recetan a las futuras mamá ácido fólico, porque reduce significativamente los riesgos de que el bebé desarrolle algunos defectos de nacimiento, entre ellos: la espina bífida.

En los niños recién nacidos, la espina bífida aparece cuando una parte del tubo neural no se forma adecuadamente, lo cual ocasiona defectos en la médula espinal y en los huesos que conforman la columna vertebral.

Es un defecto de nacimiento, en el cual la columna vertebral del feto no se desarrolla correctamente.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más