Para alimentar a los niños adecuadamente, hay que tomar en cuenta la etapa de crecimiento de su sistema óseo, la cual se extiende desde el nacimiento hasta los 18 ó 20 años de edad. Durante este período, la alimentación debe ser rica en proteínas, lácteos y carbohidratos, debido a los altos requerimientos de calcio.

Los médicos pediatras explican que en la alimentación es necesario distinguir dos períodos: la edad preescolar entre los 2 y 6 años y la edad escolar, que se extiende desde 6 hasta los 12 años.

Estos períodos corresponden a las etapas de madurez de los diferentes aparatos que conforman los sistemas nervioso, cardiovascular y digestivo; además del desarrollo psicomotor, de la escolaridad y de la habilidad para comer, así como de la posibilidad de expresar sus gustos.

La leche sigue siendo el elemento clave en el período de los 2 a 6 años, que cubre todo el crecimiento, pero en adelante se puede diversificar su presentación agregándole cereales.

La carne y los alimentos equivalentes no tienen tanta importancia, éstos pueden dársele al niño en una comida diaria y en una cantidad de 40 a 50 gramos.

La cantidad de carnes rojas y blancas que deberán consumir los chicos a partir de los 2 años se debe elevar, poco a poco, desde los 50 a los 100 gramos hasta que cumplan 6 años de edad. Esta cantidad de proteína animal deberá elevarse lentamente a 150 gramos, hacia los 12 años.

Los niños durante esta etapa deben comer diariamente carnes rojas, carnes blancas o pescado.

Los especialistas señalan la necesidad que tienen los padres y quienes crían niños pequeños de conocer sus requerimientos dietéticos, para asegurarles una sana nutrición. Sin embargo, también es necesario conocer en los chicos sus gustos alimenticios, los cuales evolucionan con la edad.

Las hortalizas verdes

Los vegetales de color verde son altamente nutritivos para los niños, además de prevenir la aparición del cáncer.

Los pequeños deberán comer una porción de hortalizas y un vegetal verde crudo diariamente. Los nutricionistas aconsejan que posiblemente los chicos rechacen comer una hortaliza verde cruda a diario, pero esto se puede remediar con una bonita presentación. No se debe obligar a comer al niño que pone mala cara ante el alimento, porque solo se alimenta en función de sus necesidades.

La bebidas ideales durante la infancia

Un niño necesita tanta agua como un adulto, sobre todo si es muy activo, si transpira fácilmente y lleva demasiada ropa.

No hay que detenerlo, si quiere tomar líquido, siempre que el agua no sea helada y que tome del vaso lentamente. Pero los nutricionistas infantiles recomiendan tener especial cuidado con las bebidas azucaradas. Se deben excluir totalmente las bebidas alcohólicas o alcoholizadas, aun en pequeñas cantidades, porque representan un grave peligro para su Salud.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más