El órgano de la boca es uno de los más importantes del organismo humano, porque tiene el privilegio de formar parte de las primeras relaciones del recién nacido con el mundo exterior, a través del llanto, seguido del nacimiento. Otra de sus funciones está relacionada con la alimentación, porque en ella comienza el primer paso hacia la digestión; mientras la etapa oral es la primera fase del desarrollo de la personalidad, que reconoce el psicoanálisis.

Algunos estudios sobre el órgano de la boca y sus funciones, revelan que a lo largo de la vida la boca representa un cruce de caminos: el de la manutención del cuerpo humano, para alimentarse; de la comunicación, por medio de la palabra; y el de la sexualidad, a través del beso. El poder erótico de la boca es evidente; sin embargo, para los morfopsicólogos, la boca no deja de mentir sobre nuestra personalidad.

Las investigaciones científicas señalan que el diseño de la boca es una herencia genética, pero las actitudes y mímicas, manifestaciones de los impulsos e inhibiciones, modifican sus señales. Rara vez, en el momento de nacer se tiene una boca “apretada”. Cuando cada persona piensa en la boca, cuidarla es también descubrir y compartir sus propios defectos y temores. La sonrisa, que la amplia y la embellece, comunica la palabra y tanto amor y ternura como el beso.

El concepto de belleza de la boca se transforma continuamente

A nivel estético y durante generaciones, solo se ha considerado como bonita la pequeña boca en forma de “corazón”. Las enormes bocas parecen vulgares, al menos en lo concerniente a las mujeres, pues para la boca masculina aparentemente no ha habido ninguna medida. Actualmente, tendríamos la tendencia a preferir las bocas más marcadas; aunque la moda y los conceptos de estética son muy cambiantes.

Pero una boca bonita es ante todo una boca sana, viva, con los labios sanos. Si el empleo de los lápices y de los colores permite remediar ciertos desequilibrios (labios muy delgados o demasiado marcados) su efecto nunca es verdaderamente natural y siempre fugaz.

El cuidado de los labios

Especialistas en belleza señalan que unos labios nítidos, sanos y suaves se obtienen sobre todo con cuidados pacientes: decoloración y depilación de los pequeños vellos que rodean la boca, cuidados locales y protección solar y contra la humedad.

Los labios son delicados y reaccionan dolorosamente y de manera desagradable al clima frío o soleado, que pueden ocasionar una deshidratación y grietas. Estos inconvenientes también puede provocarlos o agravarlos el empleo de jabones demasiado detergentes, un dentífrico de mala calidad o lápices labiales poco grasos.

A los labios hay que mantenerles una buena hidratación y protegerlos diariamente.

Algunos productos utilizados para la cara pueden servir para los labios. Bajo el sol, los protectores solares para el cuerpo y la cara pueden ser suficientes. Sin embargo, para los labios existen productos especiales - a base de aceites - y de ceras suavizantes en combinación con algún filtro solar de un coeficiente elevado, cuya textura se prepara para una aplicación regular sobre los labios. Son también buenos protectores contra las rajaduras, que se pueden evitar con pomadas especiales o la famosa manteca de cacao. Algunos productos contra las rajaduras o grietas labiales pueden ser alérgenos, por ello se recomienda revisar las etiquetas para evitar reacciones indeseadas.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más