La cirugía estética es una especialidad, que tiene más de 4 mil años. En países como Egipto y La India, muchos siglos antes de la era actual, se restauraban las narices y los labios. Los alfareros eran cirujanos y sus pacientes eran los prisioneros de guerra o los delincuentes, que habían quedado mutilados, por diferentes circunstancias, propias de la época antigua.

Los estudios científicos sobre el origen y la evolución de la cirugía estética en el mundo, revelan que hace miles de años, la técnica consistía en practicar un injerto pedunculado. Esta práctica solo llegó a Europa en los primeros tiempos de la era cristiana.

Algunos pioneros de la cirugía estética

Mucho más tarde, el cirujano francés Ambrosio Paré, del siglo XVI, intentó reparar el labio leporino; pero durante siglos, la facultad de medicina prohibió las operaciones plásticas de la cara. Solamente, hacia finales del siglo XIX nace la cirugía estética moderna, gracias a Jakob Levin Joseph, un pionero de la cirugía plástica, nacido en la antigua Prusia Oriental.

A este cirujano se le debe la primera restauración de orejas desprendidas y las iniciales rectificaciones de la nariz. Gracias a estos esfuerzos, la “cirugía estética pura” comenzó a dar sus primeros pasos.

Después de 100 años, se reparan los senos y en 1930, un cirujano francés, Parrot, publicó los resultados de unas 3 mil intervenciones plásticas. Ello suscitó una verdadera pasión en la época moderna actual, cuando cada día parece más indispensable permanecer durante toda la vida “joven, bello o bella”.

Los estudios médicos, señalan que los inmensos progresos de las técnicas quirúrgicas y de la anestesia, han ampliado el campo de acción de la cirugía estética, aumentando la seguridad de estas intervenciones. Sin embargo, a pesar de algunos fracasos, las probabilidades de éxito cada vez son más espectaculares. Esto no quiere decir, que la cirugía estética deje de ser una cirugía con todos los riesgos y complicaciones que ella supone.

La cirugía estética y su área de acción

Cada cultura tiene su propio criterio particular sobre la Belleza femenina o masculina. Pero la belleza perfecta, para muchos, no existe. Sus criterios son fluctuantes, y una gran parte de cada una de las personas, no responde al “modelo ideal actual”, el cual también se transforma de una generación a otra. Pero la naturaleza puede ser, a veces, injusta y repartir entre la gente cierto número de infortunios, como: narices demasiado cortas o largas, frentes muy anchas, labios demasiado pequeños o extremadamente gruesos; entre muchos otros casos que promueven insatisfacciones personales sobre la estética.

Casos como amputaciones indispensables, quemaduras o secuelas de accidentes obligan a acudir a alguna de las intervenciones, que corrientemente se agrupan bajo el nombre de cirugía estética. Los adelantos médicos y las investigaciones recientes ayudan a los pacientes, a la hora de necesitar una cirugía estética para enfrentar estas condiciones, sin embargo, siempre dependerá del acceso a esta área de la medicina, muy desarrollada en naciones industrializadas, pero un privilegio difícil de alcanzar, para quienes habitan en países con precarios sistemas de Salud.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más