La danza aeróbica se incluye entre las disciplinas de la gimnasia que más personas practican en el mundo, debido a su armoniosa mezcla de sonidos musicales y movimientos rítmicos. Esta gimnasia de duración se inspira en los trabajos del doctor estadounidense Kenneth H. Cooper, que se encuentran en su libro Aeróbicos, el cual fue publicado en 1968 y evidencia el gran interés que, desde hace décadas, ha suscitado esta práctica deportiva en muchas sociedades.

Los estudios sobre este deporte, señalan que la gimnasia tradicional requeriría 16 horas de ejercicio semanal, si la persona que la realiza deseara llegar a esta capacidad de oxigenación máxima, porque exige suficientemente al aparato cardiopulmonar. Diez años después de la aparición del libro de Cooper, la bailarina Jackie Sorensen explotó sus estudios fisiológicos creando una nueva actividad corporal, “la danza aeróbica”, que luego actualiza en su libro Danza aeróbica (1981).

Este método de oxigenación por la danza sedujo a Jane Fonda, quien lo aplicó, personalizado su propia técnica de “gimnasia aeróbica”, denominada work-out, que encontró en Europa un entusiasmo cada día más comparable, con el que reina en Estados Unidos, donde nació. La gimnasia aeróbica es una nueva técnica corporal, que representa una mezcla de elementos científicos, de gimnasia y de danza.

Cualidades requeridas para la gimnasia aeróbica

Aunque muchas personas pueden practicar ejercicios aeróbicos, es recomendable estar en una buena forma física para iniciarlo; este método es agotador a causa del ritmo acelerado de sus movimientos, sostenidos con una música disco, jazz o rock. En muchos países, las reglamentaciones exigen un certificado médico de aptitud para poder practicarlo en gimnasios o clubes deportivos.

Beneficios para quienes la practican

Si la persona realiza una buena práctica regular de gimnasia aeróbica, este es un ejercicio que hace trabajar al corazón en resistencia y desarrolla la cavidad cardíaca. El gasto de energía es considerable: 35 minutos de aeróbicos corresponden a 4 horas de trabajo físico. La capacidad pulmonar también aumenta por la rapidez del ritmo. Se exigen todos los músculos y ligamentos articulares, que contribuyen a flexibilizar el cuerpo.

Quienes lo practican, normalmente se sienten agotados al término de una sesión, pero rápidamente recuperan su energía y dinamismo. Además, el aeróbico aumenta el aporte de oxígeno en el cerebro y procura un bienestar intelectual simultáneamente con una distensión y un entusiasmo que repercute en la vida diaria.

Precauciones y recomendaciones para realizar ejercicios aeróbicos

Los especialistas aconsejan no adoptar repentina, ni intensamente esta práctica, si antes no se ha desarrollado alguna actividad física.

Bien observadas, las tres fases de una sesión de aeróbicos que son el calentamiento, ritmo rápido y regreso a la calma; aseguran un buen equilibrio del esfuerzo. Igualmente, es aconsejable que durante el ejercicio las personas no traten de inspirar una cantidad demasiado gran de aire (hiperventilación) para que la asimilación de oxígeno sea satisfactoria.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más