La ecografía se ha convertido en uno de los principales exámenes obstétricos que se realizan las mujeres durante el embarazo, debido a su capacidad de revelar las condiciones de crecimiento del feto, durante los nueve meses de gestación. Actualmente, estos estudios se realizan junto a otros exámenes, para revisar si el bebé se está formando adecuadamente o si presenta alguna anormalidad.

Durante el primer trimestre del embarazo, las mujeres trabajadoras embarazadas se ausentan de sus trabajos para realizarse las ecografías, con el fin de constatar que el bebé está creciendo adecuadamente.

La amplificación electrónica de los ruidos fetales del corazón provoca en los padres un momento maravilloso. Durante la realización de las ecografías, los médicos gineco-obstetras miden el diámetro de la cabeza y de los hombros, con la finalidad de descartar los temores sobre cualquier anormalidad.

A través de la amnioscopia se detectan anomalías en el embarazo

Los expertos explican que la amnioscopia es un estudio que consiste en ver la placenta muy cerca y puncionar el líquido amniótico, para investigar en el laboratorio, posibles anomalías genéticas en las células recogidas.

Si hay evidencia de una enfermedad metabólica grave, o un defecto como el mongolismo, se propone la interrupción del embarazo.

Los gineco-obstetras explican que la amnioscopia se practica cuando se sospecha con fundamento de alguna tara genética, y en particular en toda mujer embarazada de más de 40 años, porque a esta edad aumenta considerablemente el riesgo de tener un hijo con síndrome de Down.

Gracias a otro estudio llamado celioscopia se visualizan las trompas uterinas, en búsqueda de obstáculos que pudieran explicar una esterilidad femenina.

Muchas mujeres se asombran de no quedar embarazadas, cuando han decidido hacerlo y luego de haber suspendido la píldora. Sin embargo, luego de realizar un tratamiento anticonceptivo con las píldoras, las mujeres deben esperar un promedio de diez meses para poder tener una fecundación.

La fecundación in vitro es una técnica de reproducción asistida

Otra de las técnicas para ayudar a la mujer a quedar embazada la realizan los doctores especialistas en el laboratorio por medio de la probeta.

Este método es cada vez más frecuentado cuando las trompas de la mujer no son permeables. El procedimiento se realiza, a través de la extracción de un óvulo, el cual se hace fecundar in vitro con el esperma del cónyuge, luego se reimplanta el embrión así formado y, en caso necesario, congelándolo primero durante algún tiempo.

Las ecografías, la celioscopia y la fertilización in vitro son procedimientos médicos muy comunes en los países desarrollados, los cuales disponen de centros de Salud con moderna tecnología que les permiten a las mujeres embarazadas tener acceso a estos servicios médico-asistenciales.

Sin embargo, en las naciones empobrecidas de África, Asia y América la población femenina eventualmente dispone de estos servicios. Esto ocasiona un aumento de la mortalidad infantil, pérdida de embarazos e inclusive fallecimientos de la madre.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más