Todas las civilizaciones han practicado regularmente el baño, pero en las sociedades modernas la gente ha llegado a conocer sus tipos de piel y ha aprendido a limpiarla con especial esmero, sin embargo, el proceso de higiene de la piel exige ciertas atenciones, para evitar daños indeseables, como las irritaciones cutáneas o las reacciones alérgicas por el uso de ciertos jabones o lociones limpiadoras.

La piel delicada o sensible, por ejemplo, tiene una alta vulnerabilidad a sufrir irritaciones luego del proceso de limpieza, aun cuando se utilicen jabones dermatológicos suaves.

De acuerdo a la opinión de especialistas en dermatología, esto ocurre porque eliminan provisionalmente la película protectora hidrolipídica de la piel, dejándolas sin defensa durante algunas horas. Los jabones suaves limpian y dejan la piel perfectamente aseada. En los puntos donde la piel es más espesa, ellos no son siempre suficientes para eliminar correctamente las células muertas. Afortunadamente, en los países con industrias farmacéuticas desarrolladas, se han fabricado productos específicos para ayudar a las personas con pieles sensibles.

Muchos productos para la piel exigen un uso apropiado

La mayoría de los productos utilizados para quitar el maquillaje han sido creados para intensificar el proceso de limpieza de la piel, luego de la alta gama de cosméticos que suelen utilizar, especialmente, muchas mujeres, actrices y actores. Estos productos se utilizan bajo unas sencillas recomendaciones, muchos de ellos se quitan del rostro con agua, lo que paradójicamente es un factor de deshidratación, sobre todo en las zonas delicadas de la piel. Sin embargo, no siempre quitan perfectamente las partículas sólidas provenientes del maquillaje.

Conocer la piel y saber cuidarla

Algunos dermatólogos advierten sobre la importancia para las personas de conocer su tipo de piel, y de acuerdo a estas características saber seleccionar los productos más convenientes para su adecuada limpieza. Las pieles sensibles, grasosas o secas, requieren cuidados muy particulares. Pero a nivel general, los jabones líquidos o lociones emulsionan perfectamente las impurezas y productos de maquillaje. Además, se retiran fácilmente con pañuelos.

Luego de limpiar el rostro maquillado con jabones o lociones limpiadoras, la piel queda con una ligera película pegajosa, que se elimina vaporizando agua mineral o agua de rosas, o utilizando una loción o tónico especial.

Los dermatólogos aconsejan realizar estos cuidados regularmente, para evitar daños en la piel, debido al uso continuo de mucho maquillaje, además de evitar la exposición prolongada al sol, por los efectos dañinos que pueden ocasionar en el cutis.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más