La medicina ayuda a curar enfermedades, pero no preserva la Salud en contra de la voluntad de las personas, especialmente, para quienes es más importante el consumo excesivo de comidas poco saludables, las bebidas alcohólicas, el tabaco, el sedentarismo o descansar pocas horas y no es esfuerzan por cambiar sus estilos de vida.

Frecuentemente los médicos, ante ciertos pacientes, tienen una impresión desalentadora, porque deben luchar contra dos adversarios: la enfermedad y el enfermo.

Nada más perjudicial que el consumo de tabaco, el alcohol y un exceso de grasas y azúcares, combinado con la ausencia de ejercicio físico regular. A pesar de las reiteradas advertencias, que en muchos países se realizan continuamente a la población sobre la importancia de mantener estilos de vida saludables, mucha gente aún tiene estos hábitos y se los transmite a su descendencia.

Los doctores y especialistas en nutrición señalan que no se trata de renunciar a todos los placeres, para tener una buena higiene de la vida. Por el contrario, teniendo un cuerpo en perfecto estado, se trata de aprovecharlo lo mejor posible.

Evitar la aparición de más enfermedades

Las enfermedades son fenómenos naturales, que siempre han existido en todas las comunidades del planeta y continuarán apareciendo, a pesar de que en algunas naciones los sistemas de salud son más eficientes y los pacientes tienen más oportunidades de superarlas. Pero las enfermedades que no se pueden prevenir son bastante numerosas, como para exponerse inútilmente a otras.

Los médicos señalan que ciertamente, hay que saber tomar determinadas precauciones, que conducen a mantener una disciplina de vida. La dificultad no es mucha, en comparación con las molestias que se evitan.

Los ejemplos de prevención individual de la salud son innumerables, especialmente en el caso de madres con niños pequeños o discapacitados, quienes deben mantenerse informadas de la mejor forma de evitar enfermedades en sus pequeños.

Por ejemplo, mantenerles un horario regular en su alimentación, protegerles la piel de la exposición solar durante largas horas, cubrirlos y abrigarlos durante el invierno o inculcarles buenos hábitos de higiene dental.

Mejorar algunos hábitos, ayuda a conservar la salud

El descuido de la salud favorece la aparición de enfermedades y, en este sentido, se encuentran muchos ejemplos, como mantener una deficiente postura al sentarse en un escritorio a trabajar, lo cual puede provocar daños y dolores en la columna, la espalda y la nuca.

Un caso muy común se relaciona con las personas alérgicas o asmáticas que mantienen el hábito de fumar cigarrillos diariamente, lo cual aumenta estas enfermedades.

Mención especial merece el alcoholismo, porque es considerada como la toxicomanía más grave, que se observa en algunos países. El alcoholismo de los jóvenes, es cada vez más frecuente, en muchas naciones comienza a los 10 y 12 años. La compleja lucha anti-alcohólica se inicia con una información, que se debe dar desde la escuela sobre el tema de la abstinencia entre los niños y la sobriedad de los adultos.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más