Mucha gente se inclina por la preparación de conservas caseras, pero su adecuada elaboración exige ciertas normas que aseguren su calidad y eviten que representen un peligro para la Salud. La desconfianza demasiado extendida hacia los alimentos industriales ha dado lugar al incremento de la fabricación de conservas caseras, pero a la vez ha aumentado el bolutismo en algunos países.

Las investigaciones científicas sobre esta enfermedad, revelan que el bacilo botulínico puede contaminar los alimentos que hayan estado en contacto con la tierra, como los espárragos, las habichuelas verdes o las carnes.

En el estado de bacilo, como en el estado de espora, resiste hasta 120° C, y sus toxinas hacia los 90 -100° C.

Los estudios científicos sobre el bolutismo, señalan que las conservas contaminadas son tanto más peligrosas cuando presentan buen aspecto y no expelen ningún olor desagradable. Además, el calentamiento suscita las mejores condiciones para que despierten las esporas y se produzcan las toxinas.

Las tablas reguladoras de muchos de los aparatos de conservación tienen en cuenta estas posibilidades. Sin embargo, no se puede ejercer ningún control sobre la calidad bacteriológica inicial.

Las conservas domésticas sólo deben hacerse con frutas ácidas, a más de 100° C, para que el centro de los recipientes llegue a 100° C y la temperatura a la presión atmosférica utilice el agua adicionada con sal; pues este PH no es conveniente para el bacilo botulínico.

Las recomendaciones de los expertos señalan que se deben utilizar pequeños esterilizadores para preparar las conservas caseras, vigilando que su manipulación no sea peligrosa.

La vía de intoxicación más común del bolutismo es la alimentación

El bolutismo es una infección grave, que causa complicaciones en la salud. Los análisis médico-científicos sobre esta enfermedad señalan que es una toxinfección ocasionada por una neurotoxina bacteriana, que la produce la bacteria clostridium botulinum. La vía de intoxicación considerada más común es la alimentaria, usualmente debido a la ingestión de alimentos, que han sido mal preparados o conservados de maneras inapropiadas.

La bacteria que ocasiona el bolutismo, llamada clostridium botulinum se encuentra muchas veces en zonas contaminadas, como suelos y aguas no tratadas. Pero el clostridium botulinum es una bacteria anaerobia, cuyas esporas son capaces de sobrevivir en los alimentos contaminados, que han sido sometidos a procesos de elaboración incorrectos o a almacenamientos inapropiados.

Alimentos susceptibles a contaminarse con la toxina del bolutismo

La toxina bolutínica es una sustancia tóxica muy conocida y de una elevada peligrosidad, es posible que solamente con probar el alimento contaminado, se puedan producir intoxicaciones graves, que pueden ser mortales para muchas personas.

Entre los alimentos más expuestos a contaminarse con esta toxina se encuentran los pescados o carnes crudas, conservados a través de procedimientos de salado o ahumado deficiente. Algunas verduras poco ácidas también son susceptibles a contaminarse con bolutismo, también es frecuente la contaminación de alimentos con clostridium botulinum en algunos productos enlatados.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más