La menopausia es el período en la vida de la mujer durante el cual deja de menstruar, porque desaparece la ovulación y la menstruación, normalmente ocurre entre los 40 y 50 años. Estos cambios representan, para la mayoría de las mujeres, una alteración en su sistema de vida, debido a que significan el fin de muchos años con un ciclo femenino regular.

Los médicos ginecólogos comúnmente explican a sus pacientes, que a partir de la menopausia, surgen problemas directamente relacionados con la insuficiencia ovárica: oleadas de calor, sensación de angustia o ahogo, generalmente con una transpiración que predomina en el rostro, la nuca y en el surco de los senos.

Al principio, las oleadas de calor en la mujer menopáusica aparecen sobre todo durante la noche, luego en el día al hacer algún esfuerzo o durante las comidas. También se nota tensión en los senos en la fase pre menopáusica y una pérdida de tonicidad en la fase menopáusica. Igualmente, pueden surgir trastornos concomitantes: de naturaleza muscular y cardiovascular; perturbaciones del carácter con tendencias depresivas, irritabilidad, tendencia al aislamiento, entre otras.

Con motivo de la menopausia, se pueden desarrollar o aumentar ciertas afecciones como: la obesidad, diabetes, eczema y las jaquecas.

Con todo, algunas mujeres no tienen problemas menopáusicos. Porque si este período de la vida de la mujer, generalmente se considera como una “edad crítica”, los factores psíquicos individuales tienen un papel importante.

La consulta médica es recomendable al inicio de la etapa menopáusica

Los especialistas opinan que la mujer bien enterada de las dificultades que se pueden presentar en este período, irá inmediatamente a consultar un médico a la menor señal, en lugar de ponerse a pensar que la suspensión de la regla acaba con las esperanzas de su “verdadera vida de mujer”.

En efecto, existen tratamientos hormonales de acompañamiento, que permiten pasar en armonía la menopausia; el punto más importante es la forma como la mujer reacciona, ante las modificaciones de su cuerpo.

La menopausia no significa la llegada de la vejez

Existen todavía ciertos prejuicios que relacionan a la menopausia con la vejez, porque con mucha frecuencia se confunden sexualidad y reproducción, pero no tienen una relación directa.

Esto ocurre porque erróneamente, la mujer y sus allegados consideran la suspensión de las posibilidades de procreación como la amputación de la feminidad y de otros atributos como la seducción o la sexualidad.

Los médicos recomiendan una orientación adecuada a las pacientes, cuando están iniciando esta etapa de sus vidas, para conocerla mejor, asimilarla y aprender a vivir con ella. Un adecuado apoyo familiar es fundamental para la mujer cuando comienza la menopausia, al igual que es de mucha utilidad el apoyo de sus amistades, especialmente quienes ya están en esta etapa y han aprendido a aceptarla.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más