La realización de actividades deportivas en los niños y adolescentes exige ciertos cuidados, especialmente en cuando a la elección de una disciplina, que les permita mantenerse activos durante un largo tiempo y no practicarla por breves lapsos, debido a la falta de motivación o de incómodos accidentes que pudieran lesionarles la Salud.

Los especialistas en medicina deportiva señalan que de 3 a 8 años, el deporte se debe practicar bajo la forma de juego.

Las actividades más atractivas son los juegos de pelota, carreras de corta distancia o con pequeños obstáculos, para atrapar un objeto y llevarlo más lejos o quizá aprender a montar la bicicleta.

Desde los 8 a los 13 años, es aconsejable que el niño se inicie en la técnica. El aprendizaje del buen movimiento deportivo es importante, si se desea enseñarles a progresar y ser eficaz. Estos conocimientos pueden ser, por ejemplo: cómo tomar una raqueta de tenis, conocer los movimientos del salto alto o del lanzamiento de pesas, aprender a atrapar un balón o a golpearlo con el pie; todas estas enseñanzas son bases técnicas del éxito deportivo.

El conocimiento de las reglas básicas de los deportes

Los expertos consideran que, simultáneamente se deben enseñar los reglamentos y el concepto de respeto por el adversario, el árbitro y los compañeros de equipo. De los 13 a los 14 años en adelante, puede iniciarse la competencia. Sin embargo, este límite es muy variable según los deportes.

Algunos atletas han logrado sus mejores marcas, antes de los 15 años de edad y, en este sentido, es importante citar algunos casos mundialmente conocidos: Nadia Comaneci, en gimnasia y Patricio Martín, en esquí náutico, son ejemplos admirables.

Los mejores deportes durante la adolescencia

Los deportes más recomendados para los jóvenes son aquellos que requieren resistencia. En ese caso, el esfuerzo debe ser de intensidad promedio, prolongada y sin movimientos bruscos; advierten los especialistas en medicina deportiva.

A toda costa, hay que evitar los esfuerzos demasiado intensos sostenidos por largo tiempo. El sistema cardiovascular del niño y del adolescente es muy maleable, y siempre hay que protegerlo contra un entrenamiento mal orientado, para evitar lesiones que puedan generar desmotivación y abandono de la práctica deportiva, junto a una dolencia de salud.

En muchos países, la realización de deportes a tempranas edades forma parte de la formación integral de los niños y jóvenes, sin embargo, se recomienda especial vigilancia de entrenadores y los padres, debido al desconocimiento de los chicos de la mejor forma para practicarlos y disfrutarlos.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más