España tiene por esencia y raíz el mestizaje de su historia, que se refleja en sus sabores culinarios. En los tiempos del antiguo imperio romano, este país fue tierra de paso para muchos europeos, lo cual le dejó impresa muchas huellas culturales. La cocina española y sus sabores se reflejan también en su arte, su música y sus toros.

En las grandes ciudades de España abundan los restaurantes ibéricos, que ofrecen la mundialmente conocida paella, la peculiar tortilla, sus exquisitas natillas y buñuelos.

La cultura gastronómica de los españoles está enriquecida por los aportes de las diferentes regiones que conforman el país.

Considerada como una de las mejores cocinas del mundo, los platillos españoles tienen una alta demanda, no solo de parte de los nativos, sino también del gran número de turistas que viajan anualmente para conocer y disfrutar este hermoso país. Sus principales recetas son una mezcla de los estilos rurales y costeros, que caracterizan a esta región de Europa.

La cocina española es famosa a nivel mundial

Por la majestuosidad de sus sabores, la cocina española ha traspasado fronteras y en muchos países de América Latina existen comunidades de españoles a cargo de restaurantes, tabernas y tascas que preparan sus deliciosos platillos. Lo mismo ocurre en Estados Unidos, México y Canadá, países en los cuales la clientela de los restaurantes españoles es muy alta, dada la diversidad étnica en estas naciones de Norteamérica.

Platillos como la fabada asturiana, el lechón asado, el cocido gallego, el jamón serrano, el pulpo a la gallega, el rabo de toro, el gazpacho y salmorejo, la tortilla de patatas, la merluza en salsa verde, las gambas al ajillo, los calamares a la romana, las croquetas y las migas extremeñas se encuentran entre los principales platos de la cocina española.

Las principales recetas de los postres más populares de la Gastronomía de España son: la crema catalana, los sobaos pasiegos, la tarta de Santiago, la ensaimada, el arroz con leche, la leche frita y las yemas de Santa Teresa.

Receta de los callos a la madrileña

La receta para 4 personas incluye ½ kilo de panza de res limpia y picada en cuadritos, 1 chorizo, 1 morcilla, 100 gramos de jamón serrano, 1 tomate, 1 cebolla grande, 1 hoja de laurel, 2 dientes de ajo, ½ patica de cerdo, 3 ramas de perejil, 3 cucharadas de harina de trigo, 1 cucharadita de onoto, sal y pimienta al gusto.

Para preparar esta exquisita receta se lavan muy bien los callos, es decir, la panza picada en cuadritos, junto a la patica de cochino.

Se colocan en una olla, se cubren con agua y se sancochan hasta que estén tiernos, aproximadamente durante 2 horas. Luego se calienta el aceite en una sartén y se dora la cebolla picadita. Se añade el tomate pelado y picado, se mezcla todo muy bien, se le agrega la harina.

Seguidamente, se incorpora parte del caldo en el que se cocinaron los callos. Se pone el contenido de la sartén en una olla, junto con el jamón, el chorizo, la morcilla y el laurel; así como una mezcla hecha con el ajo, el perejil, la sal y el onoto.

Esta mezcla de condimentos se prepara colocando todos los ingredientes en un mortero y aplastándolos con el mazo. Por último, se tapa y se cocina durante ½ hora, hasta que el caldo quede espeso.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más