El hatha yoga es una estilo físico del yoga, que contempla la obtención del equilibrio de los dos polos complementarios de la energía. Se compone de 200 posiciones y de un trabajo sobre la respiración, encargado de hacer circular armónicamente la energía. En cada sesión, los entrenadores profesionales utilizan, al menos, 80 posiciones diferentes para ayudar a los alumnos a mejorar sus condiciones físicas, sanar los dolores musculares, el insomnio, la ansiedad y el estrés.

Los expertos afirman que las posiciones del hatha yoga actúan más sobre los ligamentos, que sobre los músculos. Básicamente, desarrollan la flexibilidad de la columna vertebral y de todas las articulaciones. Si la posición se mantiene durante cierto tiempo, el músculo se mantiene en extensión, se logra el endurecimiento y una buena irrigación de los tejidos. Las posturas ofrecen una buena flexibilidad, fundamentalmente orientada hacia la respiración. Mientras, la inspiración y la espiración nunca se dejan al azar.

La forma de practicar el hatha yoga

Lo entrenadores advierten que la forma de practicar el hatha yoga es voluntariamente lenta, para permitir la toma de conciencia del movimiento ejecutado y de la parte estirada del músculo. En el hatha yoga los progresos de los alumnos se obtienen por medio de la regularidad de la práctica de esta actividad física, pero sin excesos, porque no es necesario repetir mecánicamente un movimiento.

Las sesiones de hatha yoga tienen una duración aproximada de una hora. Al principio de la sesión es necesario que los alumnos realicen un esfuerzo físico para efectuar las posiciones, pero luego el organismo obtiene una sensación de bienestar, lograda también por el efecto de los ejercicios de respiración. Esta disciplina tiene una ventaja maravillosa para el cuerpo humano: ayuda a recuperar la energía.

El hatha yoga y el control de la emotividad

Cada posición tiene efectos precisos sobre los órganos internos, entre ellos: los intestinos, el hígado y el corazón. Adicionalmente, deja efectos beneficiosos sobre la circulación sanguínea y en el sistema nervioso, porque permite ejercer un mayor control sobre el estado emotivo del cuerpo. Los especialistas consideran que ayuda a encontrar una armonía física y psíquica.

El hatha yoga está dirigido a personas con buena Salud y tiene una acción preventiva innegable en los trastornos funcionales, a los cuales tarde o temprano conduce la vida sedentaria o agitada. Es necesario mantener el cuerpo y el cerebro constantemente, por medio de la realización de actividades deportivas.

El hatha yoga no se presenta inmediatamente como una terapia, pero ha demostrado ampliamente su eficacia en la reeducación de diferentes traumatismos.

Una eminente profesora francesa de yoga, Eva Ruchpaul, superó un problema motor grave al reeducarse, gracias a su práctica. Al reconciliar el “yo interior, con el yo exterior”, la utilización terapéutica del hatha yoga en las enfermedades mentales interesa, cada vez más, a los psiquiatras.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más