La adolescencia es un período en el cual, tanto el varón como la hembra, requieren de más alimentos debido a las transformaciones físicas que experimentan en esta etapa de la vida. El cambio de niño a hombre y de niña a mujer hace que los órganos del cuerpo humano trabajen y son necesarios más aportes energéticos. Hay diferencias entre los sexos, generalmente los varones suelen ser más precoces y tienen necesidades más apremiantes.

Los médicos afirman que los padres deben ofrecerles a sus hijos adolescentes dietas equilibradas, que incluyan alimentos de todos los grupos, tales como: carbohidratos, proteínas, lípidos, lácteos, frutas y verduras.

Los especialistas advierten que no es la edad, la que influye en las necesidades nutritivas de los adolescentes, sino las exigencias del crecimiento.

Aunque no todos los adolescentes son iguales. Con frecuencia se encuentran en la misma escuela, jóvenes muy delgados y endebles de 14 años, al lado de adolescentes más robustos y de la misma edad. Unos años más tarde, las diferencias ya no son tan marcadas. Existen distinciones entre los jóvenes, pero indudablemente la adolescencia es un período de crecimiento por intermitencias.

Durante esta etapa de la vida, las necesidades, y a veces el apetito, son muy elevadas.

Los nutricionistas señalan que las mujeres, entre los 12 y los 15 años, y los varones, entre los 14 y 18 años, normalmente comen más que sus padres y esto no debe causar alarma. Es indispensable que este apetito recaiga sobre todos los grupos de alimentos, y no solamente sobre uno o dos.

Más lácteos y carnes rojas para los adolescentes

Entre los alimentos constructores, los más importantes siguen siendo los productos lácteos.

Un adolescente debería consumir cada día el equivalente a tres cuartos de litro de leche. Es necesario igualmente consumir alimentos derivados de las carnes rojas, por sus aportes proteicos.

Las necesidades alimenticias de las chicas adolescentes suelen ser mucho más altas que las de los jóvenes, especialmente por la aparición de los primeros ciclos menstruales, el desarrollo de los senos y las caderas. Con la pubertad aumentan las necesidades de hierro en las jovencitas.

El problema de las bebidas alcohólicas en los adolescentes

Desafortunadamente, el alcohol lo está consumiendo el joven cada vez a más temprana edad, sobre todo en la forma de cervezas, pero también en aperitivos anisados o de alcoholes fuertes, mezclados con jugos de frutas o bebidas azucaradas.

Estas costumbres casi no incomodan a los adultos y a veces son los padres los primeros en ofrecer a sus hijos mayores y a los amigos de éstos un aperitivo, una cerveza o un cocktail casero, a base de licores. Pero los médicos especialistas siempre advierten que estas costumbres no son aconsejables, porque el alcohol sigue siendo la droga más extendida en muchas partes del mundo.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más