En muchos países existen numerosos balnearios de aguas termales, que contienen un recurso médico que aún no ha sido explotado masivamente, porque el número de bañistas que asisten a estos centros en busca de Salud no es muy elevado. Sin embargo, los resultados del termalismo en la salud son excelentes. El tratamiento a través de las aguas minerales es una disciplina médica conocida desde la antigüedad, la cual se realiza a través de personal especializado y según técnicas propias para cada una de las afecciones que se van a tratar, bien sea por medio de agua o barro.

Son especialmente útiles para el fortalecimiento del sistema inmunitario.

Los expertos en termalismo explican que las aguas termo-minerales están dotadas de propiedades terapéuticas particulares, que tienen una temperatura superior a los 5° y 6° centígrados. El valor esencial de las aguas termales no depende solo de la temperatura, sino de las sustancias minerales que contienen, bien sea en solución o de forma gaseosa.

Los componentes minerales de las aguas termales

Las aguas minerales, calientes y frías, contienen indistintamente y en muy variables proporciones: cloruros, yoduros, sulfatos, nitratos, fosfatos, carbonatos y bicarbonatos de sodio; además de potasio, litio, calcio, magnesio, hierro, manganeso y sílice. Las aguas termales contienen en forma gaseosa: dióxido de carbono, gas sulfhídrico, nitrógeno, hidrocarburos e hidrógeno.

La mineralización de las aguas termales proviene directamente de los volcanes, y en gran parte de la disolución de sustancias minerales en las rocas ígneas.

Los especialistas médicos recomiendan los baños en las aguas termales para sanar varios tipos de enfermedades, por sus valiosas propiedades especialmente relacionadas con el fortalecimiento del sistema inmunitario. El termalismo es altamente aconsejable para los niños, discapacitados y ancianos por sus valiosas propiedades terapéuticas.

Sin embargo, es conveniente tener prudencia en la selección del balneario. Cada agua contiene sus propias indicaciones y contraindicaciones. Por ejemplo, hay aguas muy ricas en sodio, que no se aconsejan para los insuficientes cardíacos.

Otros médicos recomiendan a sus pacientes ingerir agua termal, como una técnica de sanación de enfermedades. La cantidad de agua que se bebe varía de una clase de fuente termal a otra.

Pero las formas de aplicación más frecuentes son las externas, los baños se aplican calientes o tibios. Las duchas son locales o aplicadas a través de vibraciones, a veces se combinan con duchas submarinas o masajes.

Los beneficios milagrosos de las aguas termales para la salud

Los beneficios de las aguas termales para la salud con muy valiosos, especialmente útiles para aliviar el estrés y la tensión muscular, mejoran la circulación sanguínea, ayudan a eliminar toxinas, favorecen la oxigenación del cuerpo humano, contribuyen a la relajación corporal, estimulan la producción de endorfinas y regulan las funciones de las glándulas.

Tienen propiedades anti- alergénicas, descongestionantes y cicatrizantes.

Muchos médicos recomiendan a sus pacientes los baños termales para tratar afecciones de la salud como: los hongos, la dermatitis atópica y la psoriasis.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más