Los baños que se realizan en centros terapéuticos de aguas termales son útiles en la curación de enfermedades de las vías respiratorias, y atraen a muchos de los bañistas que padecen de estas dolencias de la Salud. Las propiedades terapéuticas del termalismo son recomendadas por los médicos para mejorar la otitis reincidente o crónica, las alergias respiratorias, la sinusitis crónica, la rinitis, la faringitis y la laringitis.

Por otra parte, las aguas cloro-bicarbonadas son las mejores para las afecciones respiratorias de origen alérgico, como el asma.

Los especialistas médicos consideran que las curas termales también son indicadas y con muy buenos resultados en reumatología y siempre que la cura no se efectúe durante un ataque inflamatorio; mientras para la coxartrosis y la gonartrosis son muy recomendadas, además para las secuelas de la flebitis.

El termalismo también es utilizado por los médicos para curar enfermedades relacionadas con problemas del aparato digestivo, afecciones del hígado y del duodeno; para las colopatías, para la litiasis biliar y, es especialmente indicada para los pacientes diabéticos.

Las civilizaciones antiguas utilizaban las aguas termales

Las aguas termales brotan del suelo, a unos 5° centígrados más calientes que la temperatura de la superficie.

Los hallazgos de mayor antigüedad de las aguas termales datan de aproximadamente 2000 años a. de C.; específicamente en La India, en Grecia y en Italia. Desde tiempos remotos, las aguas termales eran utilizadas por las civilizaciones antiguas, como un medio para sanar enfermedades. Adicionalmente, las grandes lagunas donde brotaban estas aguas termales eran centros propicios para la socialización.

Los expertos consideran que la aparición de muchas enfermedades es el resultado del estrés de la vida cotidiana y la mala alimentación. Las terapias de salud con aguas termales son ideales para sanar infecciones urinarias, así como otras afecciones del aparato urinario, como los cálculos de la vesícula, la uretra o la gota. En dermatología, es recomendada para mejorar afecciones como: las dermatosis alérgicas, el eczema, el acné, la soriasis y las secuelas de quemaduras.

En ginecología, el termalismo sirve para mejorar las afecciones inflamatorias crónicas, de las algias pelvianas, ciertas esterilidades y trastornos ligados con la menopausia. Mientras, en el campo de la neurología, los baños con aguas termales contribuyen a mejorar la lumbosciática, la neuralgia cervicobranquial, las secuelas de hemiplegias, las secuelas de la poliomielitis, además de las jaquecas.

Las curas termales mejoran problemas de crecimiento en los niños

También se aplican las curas termales para los problemas de crecimiento en niños, las afecciones estomatológicas de diferentes órdenes, como la gingivitis o la descarnadura de los dientes y para tratar la obesidad.

En vista del aumento de la aparición de enfermedades, especialmente en los países industrializados, como resultado del aumento de la contaminación atmosférica, ha aumentado el interés de muchas personas por acudir a los centros médicos donde se aplican las curas termales. Y la tendencia actual se orienta hacia la diversificación de los servicios ofrecidos.

Un número creciente de estaciones termales se especializa en tratamientos para curar el tabaquismo, aplican también métodos de relajación y de belleza de la piel. Por otra parte, existen algunas empresas farmacéuticas que elaboran y comercializan productos de belleza elaborados, a partir de medicamentos termales.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más