El adelgazamiento se logra convenientemente por medio del deporte, siempre y cuando se sigan ciertas reglas que favorezcan una sana pérdida de peso. Muchas actividades físicas, como la natación, la gimnasia, el tenis o el atletismo siempre son recomendables para mejorar la silueta, sin embargo, es necesario combinarlas con regímenes alimenticios, que supriman los alimentos grasosos o demasiado azucarados.

Algunas investigaciones sobre medicina deportiva demuestran que la reducción de peso con deporte nunca es fácil de obtener. Una marcha a un ritmo de 4 kilómetros por hora hace gastar 100 calorías, mientras una hora de caminata a paso promedio de 9 km/h hace consumir 300 calorías. Ahora bien, una buena comida suministra alrededor de 1.500 calorías que, para ser quemadas, necesitarán un paseo de 15 horas o una carrera de 5 horas.

La realización de actividades deportivas no basta si se quiere perder peso, el deporte puede ser muy eficaz para eliminar los kilos extras, pero se debe empezar por suprimir los aportes alimenticios en exceso. Es mejor una merienda en las tardes, con frutas, yogurt o galletas integrales, que pasteles o tortas con cremas azucaradas que aportan demasiadas calorías. Siempre es conveniente aprender a reconocer los alimentos, cuyo consumo excesivo es dañino para la Salud.

La actividad física y las calorías

Cuando las personas realizan deportes con la intención de adelgazar, deben considerar que los esfuerzos prolongados, superiores a 45 minutos, con intensidad promedio (pulso entre 120 y 140) favorecen la reducción de peso mediante la utilización privilegiada de calorías lipídicas, también llamadas calorías grasosas.

Los expertos afirman que todo peso corporal extra proviene de un exceso de grasa en el cuerpo.

Por ejemplo, un individuo de una estatura de 1,70 m, considerado como delgado, tiene una masa de grasa de 6 a 8 kg, o sea de 72 mil a 90 mil calorías de reserva. Cada kilo suplementario corresponde a 9 mil calorías. Estas mediciones revelan que el deporte practicado sin higiene alimentaria no conduce a un adelgazamiento espectacular.

Sin embargo, en una persona que tenga una ligera sobrecarga de peso, el deporte puede ser el medio de perder algunos kilos. En el verdadero obeso, no se deberá esperar mucho de las prácticas físicas, las cuales sólo se deben considerar como una parte del tratamiento.

Las etapas iniciales para entrenar y adelgazar deberán ser lentas y progresivas

Para los principiantes, se aconseja comenzar a realizar actividades deportivas con una intensidad leve para evitar afecciones en la salud, es mejor caminar primero una media hora diariamente si se desear correr regularmente y adoptar este deporte como parte de la rutina diaria. Similar conducta debe mantenerse con respecto a la alimentación, es oportuno ir suprimiendo el azúcar blanca del café y los jugos poco a poco, al igual que eliminar la mantequilla o las frituras progresivamente; los resultados son más alentadores y gradualmente se evitará la tentación de comenzar a comer nuevamente con algunos excesos, que se interpongan en la pérdida de peso.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más