Los aportes hídricos tienen su importancia en la lucha contra el exceso de peso, además intervienen en el mantenimiento de óptimos niveles de hidratación corporal, ayudan al gasto de energía y a metabolizar la grasa. Al realizar deportes, el cuerpo humano comienza a exigir más consumo de agua, debido a las pérdidas ocurridas por la sudoración excesiva, la cual deber ser compensada lentamente durante las prácticas y normalmente al finalizar los ejercicios.

Los especialistas en medicina del deporte consideran que durante el esfuerzo, la sensación de sed es siempre inferior a las necesidades reales del organismo. Beber agua abundantemente permite compensar las pérdidas hídricas, pero también por intermedio de los riñones, se eliminan los desechos y las toxinas del cuerpo.

La cantidad ideal de agua diaria para un mejor funcionamiento del organismo

La ingestión de 1,5 a 2 litros de agua por día es, pues, una regla válida para todos y especialmente para aquel que quiere adelgazar por medio del deporte.

Sin embargo, el consumo de agua no ayudará por sí solo y, tal vez, algunas personas se desilusionan al comprobar que su peso no disminuye, a pesar de un ejercicio diario y sostenido.

Las calorías grasas se pueden eliminar bien con prácticas deportivas regulares y regímenes dietéticos especiales, pero el proceso será mucho mejor si se bebe mucha agua a lo largo del día. Muchas veces, aunque las personas no comiencen a observar una pérdida rápida de peso, si pueden comprobar cambios en su aspecto físico, como la desaparición de llantas grasosas y un porte general más atlético.

Las mejores bebidas para perder peso

Tomar agua natural, embotellada o natural es siempre lo más recomendable, pero siempre es importante considerar su higiene y que sea apta para el consumo humano. Muchas otras presentaciones pueden ser aconsejables, pero los especialistas advierten sobre los riesgos que representan para la Salud de mucha gente algunas aguas gasificadas, saborizadas o energizantes; por lo tanto hay que saber escoger la mejor bebida para los entrenamientos.

Recuerdan también que las bebidas azucaradas estimulan el apetito, lo cual es contraproducente si se quiere perder peso.

A parte del agua, los jugos naturales sin azúcar añadida o edulcorantes son la alternativa más recomendable, dado su aporte rico en vitaminas y minerales. Los zumos de frutas y hortalizas son muy valiosos para los deportistas y quienes comienzan a adoptar un estilo de vida con nuevas actividades físicas.

Estos hábitos de hidratación deberán enseñárseles a los niños, quienes los mejorarán al iniciar su adolescencia y luego los incorporarán a sus regímenes dietéticos con más naturalidad, al conocer sus amplios beneficios para la salud.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más