Cuando la mujer realiza actividades deportivas con regularidad no significa que sus músculos alcanzarán un gran desarrollo, pero para muchas uno de los problemas que se presentan surge a raíz del estilo varonil, que pueda aparecer en el cuerpo femenino por medio de los ejercicios físicos.

Los especialistas advierten que es cierto que la práctica regular e intensa de un deporte va acompañada de un desarrollo de la masa muscular y de una reducción del panículo adiposo, que es esa capa grasosa subcutánea, que da a las mujeres sus formas redondeadas.

Los músculos la hacen más aparentes y este aspecto a veces se interpreta, sin razón, como un proceso de transformación hacia lo varonil.

En realidad, solamente las mujeres que practican un deporte de manera muy intensiva, a razón de varias horas por día, pueden ostentar una musculatura del tipo llamado “masculino”. Una a dos horas de deporte tres veces a la semana, nunca ha amenazado los encantos físicos de una mujer. Por el contrario, la musculatura general es más firme, lo cual ofrece en particular la ventaja de un abdomen más plano y un pecho más erguido.

Las mujeres con alto rendimiento deportivo son más propensas al desarrollo muscular elevado

Por otra parte, las campeonas que tienen un estilo corporal muy masculino, generalmente lo poseían antes de practicar la competencia; esto no ha hecho más que acentuar un fenómeno natural. Además, es preciso observar que la mayor parte de las modificaciones adquiridas en el curso de las actividades deportivas se acentúan muy rápidamente, al suspenderse la práctica intensiva.

Adicionalmente, ningún estudio científico ha probado que las actividades físicas, inclusive practicadas con gran intensidad, pueden tener efectos virilizantes verdaderos.

La protección del pecho de la mujer, al practicar deportes

Durante la práctica de la mayor parte de los deportes, las vibraciones, salticos, saltos o micro- traumatismos son frecuentes. La repetición de estos movimientos favorece una psosis mamaria, también conocida como hundimiento del seno.

Esta caída del seno de la mujer es considerada por las investigaciones científicas como una pérdida progresiva de elasticidad en las fibras de la piel, en este caso no se trata de una enfermedad, sino de un problema estético.

Para evitar la caída de los senos en las deportistas es importante sostenerlos firmemente contra la pared torácica, mediante un sostén bien adaptado. Este no debe estás elaborado con armazón metálica para evitar las heridas, siempre posibles, y no deberá ser de material sintético, porque no permitiría la absorción del sudor.

Igualmente es necesario tomar en cuenta la importancia de evitar posibles golpes en los senos al realizar deportes, debido a la sensibilidad de las glándulas mamarias.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más