Cuando las personas comienzan a practicar un deporte de forma regular, a todos los niveles, siempre es necesario considerar el examen de aptitud deportiva, para evitar riesgos innecesarios en la Salud y descartar el diagnóstico de enfermedades. El sistema cardíaco es uno de los primeros en revisar, con la finalidad de evaluar la respuesta que pueda tener el organismo humano, a partir de la realización de deportes de mediana y de alta exigencia física.

Como cualquier examen médico, el de aptitud para los deportes comienza con un interrogatorio amplio y preciso sobre los antecedentes médicos y quirúrgicos. Las enfermedades cardíacas, por ejemplo, la angina de pecho se investigará especialmente, así como las afecciones pulmonares, renales, neurológicas, metabólicas, reumatológicas, sanguíneas y digestivas, entre muchas otras.

Los estudios sobre medicina del deporte demuestran que el examen morfológico permite, por una parte, observar la estatura, el peso, el aspecto general de la persona y también descubrir posibles anomalías de la columna vertebral o alguna desigualdad de los miembros inferiores.

Las revisiones médicas de cardiología

El examen cardiovascular constituye la parte esencial de la visita. La frecuencia cardíaca en reposo y la tensión arterial naturalmente también se controlan. Un electrocardiograma en reposo es conveniente para todos, pero principalmente a partir de los 30 ó 40 años. Este permite detectar los trastornos del ritmo o síntomas de alguna insuficiencia coronaria, que tengan el peligro de un infarto al miocardio.

Otros aspectos a considerar del examen de aptitud deportiva son las pruebas de esfuerzo. Los expertos destacan que normalmente se realizan con un registro electrocardiográfico, conocido también como “electrocardiogramas de esfuerzo”, el cual tiene su importancia en el caso de anomalías en el electrocardiograma en reposo. Estos estudios se realizan en pasillos rodantes o en la bicicleta ergométrica; este equipo médico es una bicicleta estática con freno ajustable, que permite hacer variar la dificultad del ejercicio. A veces se detectan problemas cardíacos, no diagnosticados en el reposo.

Evaluaciones pulmonares y de otorrinolaringología

Como la finalidad del examen de aptitud deportiva consiste en el diagnóstico oportuno de enfermedades, las revisiones pulmonares y otorrinolaringológicas permiten estar seguros de una ausencia de patología, que pudiera perturbar los esfuerzos. Básicamente se realizan, porque los problemas corrientes en amígdalas inflamadas, una desviación del tabique nasal o una sinusitis crónica pueden obstaculizar los ejercicios.

La parte pulmonar es necesario revisarla por los médicos por muchas razones. El valor de la capacidad vital se observará con precisión; ella representa el volumen de aire máximo susceptible de penetrar en los pulmones. Se evalúa por medio de un aparato llamado espirómetro, que mide el volumen de aire espirado por el individuo, después de una inspiración forzada.

La realización de deportes es una responsabilidad para quienes los practican y, por medio del examen de aptitud deportiva, se revisan las condiciones físicas idóneas para la ejecución de estas actividades, sin riesgos considerables para la salud.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más