La regla básica para la elección de un deporte es el respeto por los gustos personales, que guiarán a los individuos hacia una categoría de deporte, como los individuales, los que se practican en equipo o con un solo adversario. Esta selección también es un síntoma de las condiciones físicas y psicológicas, que servirán para realizar ejercicios de una manera más saludable y disfrutando los múltiples beneficios que aportan a la Salud y al bienestar.

Los expertos en medicina deportiva argumentan que usualmente la marcha, el trote, la natación, el esquí, la bicicleta y la regata son muy útiles para practicarlas sin compañía, al menos que las personas pertenezcan a un equipo y participen en competencias deportivas. Usualmente, los individuos un poco tímidos prefieren actividades en solitario, pero los entrenadores advierten que para ayudarlos es conveniente incorporarlos a grupos de deportistas, especialmente si tienen los mismos intereses en conocer amigos, entrenar y comenzar a ser más sociables.

Por otra parte, los deportes en equipo tienen una dimensión suplementaria: la de la comunidad, con sus reglamentos, sus apremios de entrenamiento y la competición; también promueven la socialización. Mientras, los deportes de dirección, como el tiro de arco, con frecuencia los escogen personas tranquilas, ponderadas, o quienes desean adquirir cierto dominio.

Algunas investigaciones señalan que un ensayo fructífero en una disciplina o consejeros capaces de detectar las cualidades escondidas de alguna persona, son, a menudo, el punto de partida en la selección de un deporte.

Los deportes de fuerza y de resistencia requieren la utilización de los músculos, por lo tanto, no siempre todos están dispuestos a escogerlos como su práctica deportiva habitual.

En este caso, a morfología y la evaluación de la potencia generalmente son los primeros factores de orientación de individuos con frecuencia provistos de cierto espíritu de combate o de agresividad.

La edad y la elección de un deporte

Los especialistas advierten sobre la edad, el sexo y las capacidades físicas, las cuales intervienen siempre en la elección de un deporte. Por ejemplo, un niño pequeño no podrá tener actividades de fuerza y resistencia.

Por el contrario, el deportista confirmado y en edad adulta, podrá escoger entre todas las actividades físicas, si no tiene ninguna contraindicación médica. Sin embargo, más allá de los 40 años, los deportes que exigen aceleraciones grandes o movimientos bruscos deberán reducirse.

Las mejores actividades deportivas para el adulto mayor

Las personas de edad deberán evitar los riesgos traumáticos y preferir los deportes llamados “de aguante o duración”.

Para ellos son convenientes las actividades deportivas de intensidad moderada y esfuerzo regular, que permiten una buena adaptación cardiovascular, entre ellos: las caminatas, la natación y la gimnasia suave.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más