La marcha atlética es uno de los deportes que atrae a mayor número de seguidores en diferentes países, debido a sus grandes aportes para la Salud. Su finalidad es la rapidez e impone una técnica particular, poco estética, basada en el contoneo y balanceo de los miembros superiores, sin embargo, es considerado como un deporte muy completo.

Los especialistas en deportes advierten que la marcha atlética tiene una cualidad principalmente requerida y es una perfecta condición física.

Generalmente, atrae a quienes se han iniciado en las caminatas regulares y desean perfeccionar esta actividad deportiva y avanzar con muchos más esfuerzos.

La marcha atlética es un deporte de resistencia, que favorece el desarrollo armónico de las grandes funciones del organismo, debido a sus exigencias. Está comprobado que el gasto calórico puede superar las 600 calorías por hora.

La marcha atlética ideal para los adultos

En relación a la mejor etapa para comenzar a practicar la marcha atlética, los expertos consideran que por sus exigencias para el organismo es aconsejable no practicar este deporte en competencias, antes de finalizar la adolescencia. Pero no hay edad para detenerlo. Muchos de los competidores que triunfan en esta disciplina, generalmente tienen más de 35 años.

Precauciones para practicar la marcha atlética

A la hora de practicar la marcha atlética son necesarios zapatos muy buenos, así como también una rigurosa higiene de los pies para evitar lesiones como micosis, ampollas, flictenas y otras inflamaciones, que generan grandes incomodidades en los deportistas. Mientras, para las carreras de larga distancia es necesario saber alimentarse durante la competencia, es decir, tener cuidado y rehidratarse, lo que permite recuperar un poco el sodio y el potasio, además de alcalinizarse.

Si se practica en áreas con mucho sol, es necesario especial protección para la cabeza y la piel.

Las contraindicaciones de la marcha atlética deben tomarse siempre en cuenta. Los doctores explican que no se aconseja a las personas que sufren de la espalda o presentan una patología de los miembros inferiores. Igualmente, no está indicada en quienes padecen trastornos cardiovasculares severos.

En relación a los riesgos de esta actividad deportiva, son frecuentes los problemas cutáneos en los pies.

Adicionalmente, si no se toman precauciones se pueden experimentar malestares debido a la insolación, por ser una actividad al aire libre.

El creciente número de adeptos a la marcha atlética, revela los amplios beneficios de esta actividad deportiva, especialmente a partir de la urgente necesidad de liberar el estrés y mejorar los estilos de vida en las sociedades modernas.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más