La regularidad y la progresión son claves muy importantes para quienes se interesan por los deportes como estilo de vida. La práctica deportiva debe ser regular para disfrutar de las ventajas que aportan en la Salud, por este motivo, se requiere de orientaciones de parte de entrenadores para acondicionar el organismo humano, de la mejor forma posible, a la hora de realizar ejercicios.

Algunos estudios médicos revelan que el ideal de frecuencia es de tres sesiones por semana, de media hora mínimo cada una.

Sin embargo, las obligaciones profesionales y familiares no siempre lo permiten. En este caso, aun cuando no se haga deporte sino una vez por semana, la regularidad es primordial.

Por otra parte, también se exige la progresión. Por ejemplo, después de 20 años de inactividad, sería peligroso querer hacer 12 kilómetros de caminata ó 100 kilómetros en bicicleta, desde el primer día. En este caso, se deberá comenzar con una marcha a ritmo progresivo y luego correr, a trote pequeño, unos 200 a 300 metros; finalmente recorrer la misma distancia caminando.

Progresivamente, las personas podrán correr treinta minutos más, sin detenerse.

Los expertos advierten que en ciclismo hay que aplicar un método similar al utilizado en las caminatas. Unos 10 kilómetros durante el primer día son suficientes. Esto puede parecer demasiado poco, pero es suficiente en el plano muscular y para la región perineal, tan sensible en las primeras salidas. En el segundo día, se deberá hacer 15 kilómetros, luego 20, 25 y así sucesivamente.

La preparación previa para los deportes

Igualmente, se ha demostrado que todo entrenamiento debe comenzar con una preparación de fondo.

Cualquiera que sea el deporte escogido, ante todo hay que tener resistencia, sea a pie o en bicicleta, es necesario escoger terrenos adaptados, es decir, suficientemente planos. Los trayectos demasiado ondulados siempre dan lugar a aceleraciones y a esfuerzos de resistencia. Cualquier práctica de un deporte de resistencia anaeróbico, debe ir acompañada de un deporte de aguante, es decir, anaeróbico.

La importancia de conocer las limitaciones antes de entrenar

La moderación y la prudencia son las reglas que se deben seguir.

A la edad de 40 años las personas no pueden tratar de volver a encontrar el nivel de sus marcas de los 20. El organismo humano cambia y, en este sentido, también se incluye el nivel de rendimiento deportivo.

Si las personas no están regularmente entrenadas, no se deben seducir por el espíritu de competencia que exige demasiado al organismo y, a veces, alcanza a sobrepasar los límites y a “causar daño”. La mayoría de los accidentes mortales ocurren a los deportistas en pleno esfuerzo y se deben a este error.

Los objetivos deben fijarse en función de las capacidades del momento y no es necesario proponerse metras irracionales, que ocasionen riesgos para la salud.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más