Los accidentes que ocurren a los deportistas son parte de los riegos que muchos deben enfrentar en numerosas disciplinas. Algunos riesgos son siempre difíciles de evitar, por ejemplo, las piscinas inadaptadas para los nadadores, las altas montañas para los alpinistas o el tipo de césped en las canchas de futbol son elementos que demandan especial vigilancia.

Muchos especialistas advierten también sobre la necesidad en las personas de saber abstenerse, y recomiendan no hacer deportes cuando no se sientan bien.

No es conveniente forzarse, sobre todo si la persona está fatigada, porque este cansancio aumenta los riesgos de accidentes.

Las estadísticas de las compañías de seguros comprueban que los accidentes son más frecuentes durante los días y las horas en que la persona es más sensible a la fatiga, tales como los fines de semana o fin del día. Esto por la acumulación del cansancio que afecta el rendimiento y la capacidad de respuesta, frente a cualquier estímulo, situación que aumenta en los deportistas por la intensidad del esfuerzo físico.

Aunque el deporte es una fuente de alegría, de evasión y de Salud, también puede dar origen a accidentes, especialmente si las personas no toman ciertas precauciones. Afortunadamente, en todo el mundo estos inconvenientes son bajos, en comparación con el número de deportistas.

Los accidentes musculares durante los ejercicios

Los especialistas en medicina deportiva advierten que una de las lesiones más comunes son las llamadas agujetas. Estas aparecen cuando después de un esfuerzo intenso se siente un cansancio muscular inusual, localizado en un músculo o grupo de músculos.

Pueden presentarse en las pantorrillas adoloridas, hombros dolorosos, muslos pesados, entre otras zonas corporales.

En muchos de estos casos, el músculo se ha cargado de toxinas, como el ácido láctico. Algunas recomendaciones médicas señalan que cuando aparecen las agujetas (24 o 48 horas después del esfuerzo) éstas se pueden curar en dos días tomando dos litros de agua diarios adicionados con potasio, un baño bien caliente o un sauna y aplicando una pomada relajante de masaje.

El deporte y la traumatología

Todas las lesiones son posibles, desde las simples heridas superficiales y las contusiones benignas, hasta las complejas fracturas.

Los traumatismos internos, a veces, pueden traer complicaciones: lesiones cerebrales o medulares, ruptura del bazo o del hígado. Las lesiones benignas afortunadamente son las más frecuentes, y el respeto estricto de las reglas de seguridad en cada deporte debería disminuir la frecuencia de estas lesiones traumáticas.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más