El consumo de papas se ha diversificado en muchos países, es un tubérculo de alta demanda, aun cuando en algunas naciones europeas su consumo ha variado y mucha gente ha comenzado a ingerirlas, bajo las formas menos recomendables: las papas fritas o chips. Sin embargo, los valores nutricionales de las papas ayudan a prevenir enfermedades, especialmente por sus aportes vitamínicos.

Los expertos en nutrición señalan que existen dos grandes familias de papas. En primer lugar, se encuentran las variedades farináceas, llamadas “papas de consumo corriente”, las cuales son aptas para la preparación de purés, sopas o croquetas y también son útiles para freírlas.

Las variedades de papas de carne firme son mejores para cocinarlas con cáscara, con ensaladas o salteadas. Muchas recetas se preparan con este tipo de papas, su firmeza permite que las ensaladas tengan una presentación atractiva.

La mejor selección y conservación de las papas

Para quienes se interesan por incorporar el uso habitual de papas en sus recetas de cocina, es recomendable seleccionarlas de buen color, cáscara muy lisa y de forma regular que no presenten manchas verdes, ni gérmenes. Igualmente es aconsejable mantener las papas en un sitio aireado, no demasiado húmedo, ni muy caliente.

Tradicionalmente, los lugares de la casa más convenientes para mantenerlas son los balcones, terrazas, sótanos y en garajes - al abrigo de aceites y gasolinas - pero no en la cocina.

Valor nutritivo y digestibilidad de las papas

Las papas son alimentos carentes de lípidos, mientras su valor proteico solo alcanza el 2%. Su tasa energética es de 90 calorías, por 100 gramos y un nivel de glúcidos de 19%. Ricas en potasio y muy pobres en sodio, las papas aportan vitamina C, B1, B3 y B6; además de otros minerales como el magnesio, ácido pantoténico y riboflavina.

El contenido de vitamina C de las papas es de 200 mg/100 g para las papas frescas y de 5 mg solamente para las papas “viejas”. Los expertos advierten que siempre es importante cocinar las papas con cáscara, la cual limita la pérdida de vitamina C por disolución. Su contenido de fibras alimenticias es de 3,5 g/100. Estas fibras son poco irritantes, cuya presencia no se detecta. Debido a esta cualidad, la papa no es un alimento que produce estreñimiento.

Las papas se digieren bien si se cocinan de forma tal, que no se llenen de agua al hervirlas; por eso es conveniente seleccionar una buena variedad de este alimento y no prolongar la cocción durante muchas horas, hasta que la cáscara estalle.

Expertos en nutrición afirman que la adición de cantidades considerables de grasas fritas, pero salteadas en tocino o natas, las hace menos digeribles.

Debido a su elevado aporte nutricional, es recomendable el uso de las papas en la cocina, pero al ser un alimento con alto contenido de carbohidratos, su consumo debe ser limitado, para prevenir riesgos en la Salud. Recién cosechadas, las papas contienen 80% de agua y un 20% de materia seca.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más