La radiestesia consiste en la percepción de la radiación natural y se considera como la aplicación de esta facultad para diagnosticar enfermedades. El péndulo, que funciona como una especie de trompo suspendido de un hilo, permite evidenciar las variaciones del campo magnético emitidas por el cuerpo humano.

Investigaciones científicas revelan que la forma de las oscilaciones descritas por el péndulo es lo que da la información al radiestesista, quien de esta manera puede determinar la deficiencia de oligoelementos en un individuo, entre ellos: el hierro, magnesio, cobre, selenio, cromo, zinc, cobalto, manganeso, yodo y germanio.

Los oligoelementos son importantes en el funcionamiento del organismo humano, porque actúan como agentes complementarios hormonales y enzimáticos. Son además medios estabilizadores de los ácidos nucleicos, facilitan la sanación de enfermedades como alergias, tumores, depresión, enfermedades inflamatorias y cardiovasculares; actúan como actores fundamentales en las transformaciones fisiológicas relacionadas con el crecimiento, el embarazo, la lactancia, la menopausia, el envejecimiento y los deportes.

El uso del péndulo en la radiestesia

Para realizar las revisiones a los pacientes, los radiestesistas realizan un chequeo minucioso del organismo humano. Por medio de la utilización del péndulo, se pueden realizar hasta unas 80 revisiones por diferentes áreas corporales. Los expertos afirman que si el péndulo realiza un movimiento regular de balanceo, significa que todo está bien. Si por el contrario, comienza a moverse con mayor tendencia hacia la derecha, indica que se trata de la carencia del oligoelemento en cuestión.

Dependiendo del tipo de revisión, los radiestesistas no vacilan y pasan del diagnóstico al tratamiento, sin mayores preámbulos. Muchos especialistas apoyan la radiestesia, en vista de su capacidad de descubrir enfermedades. Sin embargo, para otros los radiestesistas son solo “curanderos sobrenaturales”, que utilizan estos médiums y se hallan únicamente en el campo de lo irracional.

La radiestesia y la psicología

Seguramente, muchos radiestesistas conocen sus propias capacidades, que dependen más que nada de la sugestión psicológica, cuyos efectos pueden ser poderosos y les solicitan a sus pacientes, que consulten al médico, si consideran que la dolencia es grave.

Es posible, que en muchas de las sesiones se les recomiende a los pacientes, la utilización de pócimas mágicas portadoras de sanación, pero muchas personas consideran que tienen en común su ineficiencia, especialmente en la curación de serias dolencias.

Si la radiestesia es útil en el diagnóstico de enfermedades, lo ideal es que los pacientes acudan rápidamente a la consulta médica para un diagnóstico y tratamiento oportuno. Igualmente, es prudente evitar a los curanderos, muchos de los cuales se jactan de lograr buenos resultados en el tratamiento de múltiples afecciones, con solo la imposición de manos; sin embargo, su eficacia real en la sanación de enfermedades no siempre es la más recomendada.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más