Cuando las personas comienzan a practicar deportes con la intención de mejorar afecciones en la Salud deben considerar la regularidad de estas actividades, al menos, tres veces por semana si se quiere lograr resultados satisfactorios. Distintas dolencias promueven el interés en la gente de iniciar actividades físicas, entre ellas: dolores de la columna, de la espalda, de las piernas o la cadera y otros diagnósticos médicos, para lo cual los doctores recomiendan ejercicios físicos controlados.

Algunas investigaciones sobre la salud y los deportes demuestran que las mejorías en las enfermedades, por medio de los ejercicios, solo se logran en el mediano y largo plazo. Pretender superar afecciones en el corto plazo, a través de la actividad física, resulta difícil. Varios factores son necesarios tener en cuenta para mejorar la salud a través del deporte, entre ellos: el tiempo, la voluntad, el agrado de la disciplina a practicar, el lugar apropiado y el apoyo de familiares o amigos cercanos.

La motivación deportiva

Expertos afirman que la motivación es realmente necesaria a la hora de comenzar a entrenar, porque la práctica de deportes se hará más atractiva y natural, lo cual es fabuloso si se quiere obtener beneficios en la salud y mejorar algunas molestias, como tensiones o contracciones musculares, dolores óseos, entre otras.

En realidad, para estar en las mejores condiciones físicas, lo ideal sería reconocer en principio la importancia de la regularidad, bajo la forma de un programa de ejercicios que permita sanar el organismo en sus áreas sicológicas y fisiológicas.

De igual manera, la actividad física deberá complementarse con una alimentación sana, un consumo adecuado de agua y bebidas saludables y un cambio de actitud. Asumir que hacer deportes es “fastidioso o demasiado aburrido” no ayuda a quienes se interesan por curar enfermedades por medio de actividades físicas.

Ventajas psicológicas y fisiológicas del deporte

El deporte conjuga el placer del juego y el deseo de ganar o superarse; además produce estímulos psíquicos y físicos.

Los especialistas afirman que en el plano psicológico frecuentemente es más agradable correr por el bosque, jugar en equipo o medir fuerzas amistosamente con otro, que hacer una sesión de gimnasia o de musculatura en espacios cerrados o bajo techo. Puede ocurrir también que, a nivel físico, el que “gana una competencia” no siempre es el más exitoso, porque quien tuvo un mejor desempeño físico, puede ser realmente el triunfador.

Por otra parte, las cualidades técnicas y tácticas, junto con las facultades de concentración y dominio de sí mismo, desempeñan un papel muy importante para los competidores.

Otros estudios científicos señalan que en el plano puramente físico, el deporte, siempre ligado a la superación de sí mismo o de los demás, suscita cierta intensidad de esfuerzos y naturalmente un trabajo activo del corazón. Dependiendo de la intensidad del esfuerzo, algunas actividades deportivas sobrepasan el terreno del mantenimiento articular y muscular para entrar en la activación cardiovascular.

Esto implica reglas obligatorias de progresión en el entrenamiento, que unidas a la diversión, a la alegría y al compañerismo amistoso, culminan en un real bienestar físico y mental.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más