El sistema nervioso periférico, comprende el sistema nervioso de la vida de relación, y permite a las personas el contacto con el mundo exterior, a través de las fibras sensitivas de sus nervios periféricos, las cuales llevan al sistema nervioso central toda una serie de informaciones táctiles, visuales o auditivas.

Estudios científicos demuestran que estas señales, provenientes de los diferentes receptores nerviosos encauzan hasta los músculos las órdenes enviadas por estos mismos centros, como una reacción a las informaciones recibidas.

Por otra parte, el sistema nervioso periférico incluye el sistema neurovegetativo, compuesto por el simpático y el parasimpático, que inerva y controla la actividad de los órganos internos, adaptando su funcionamiento a las condiciones del momento, independientemente de la voluntad de los individuos.

Las neuronas actúan como transmisoras del mensaje nervioso

La célula nerviosa, también llamada neurona, representa la voluntad morfológica y funcional de todo el tejido nervioso. Esta célula es bastante original.

Una neurona está formada por un cuerpo celular, de donde salen unos filamentos cortos, las dentritas y por una prolongación larga, el axón.

El influjo nervioso son las informaciones que van desde los receptores a los centros nerviosos y circulan a lo largo de las dentritas y los axones. Cada neurona, de una misma cadena, conserva su autonomía y su articulación con la neurona vecina por contigüidad y no por continuidad de sustancia.

Las investigaciones científicas revelan también que, entre dos células nerviosas o entre una fibra nerviosa y un músculo, el contacto se hace por medio de una sinapsis. El influjo nervioso circula rápidamente, bajo la forma de una onda eléctrica.

Los mensajes que envían los receptores a los centros nerviosos, lo mismo que las órdenes que salen hacia los músculos, se transmiten según un código comparable al Morse: bajo la forma de excitaciones escalonadas a intervalos precisos y provenientes de una u otra fibra nerviosa.

Los nervios y las neuronas

La función principal del sistema nervioso periférico consiste en transferir información desde el cerebro y la médula espinal hacia el resto del cuerpo humano. Está conformado por los nervios y las neuronas, que trascienden todo el sistema nervioso central. Debido a la forma como este sistema está constituido, no cuenta con la protección de algún tipo de estructura ósea.

El sistema nervioso periférico tiene una responsabilidad muy importante en el funcionamiento corporal, porque contiene todos los nervios situados fuera del sistema nervioso central.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!