La Navidad es sinónimo de compartir, grandes cenas decembrinas giran en torno a mesas con exquisitos platillos a base de cerdo o pavo, pero es necesario recordar que las personas mayores no pueden comer en exceso algunos de estos alimentos, porque representan un alto riesgo para la Salud, que pudiera exacerbar enfermedades ya existentes, debido a la edad.

No se trata de evitar las celebraciones, explican algunos nutricionistas, pero definitivamente es prudente asistir a todas las fiestas tomando en consideración, que no se puede comer de todo y en grandes cantidades.

Los adultos mayores tienen derecho a disfrutar de las celebraciones de este mes, al igual que los demás, pero es mejor una ensalada aderezada con aceite de oliva y limón, que una ración de vegetales colmada de mayonesa. Con sencillos trucos se puede compartir en familia, pero definitivamente hay que aprender a comer.

Evitar los postes en exceso, especialmente en personas diabéticas

Muchas mesas navideñas están colmadas de deliciosos postres a base de nueces, pasas, almendras y turrones, que solo con un poco de prudencia pueden evitar desencadenar una crisis de salud en pacientes diabéticos, quienes deberán recordar la importancia de evitar el consumo excesivo de este tipo de alimentos, aunque - por estas fechas - las tentaciones suelen ser muchas.

Los adultos con edades mayores a los 65 años son susceptibles a padecer dolencias de la salud como la hipercolesterolemia, osteoporosis, estreñimiento o hemorroides. Bajo esta condición, es necesario tomar ciertas previsiones a la hora de festejar, para prevenir complicaciones que pudieran agravar estos problemas.

Recomendaciones alimenticias para el adulto mayor

Los especialistas recomiendan durante estas fechas, mantener una especial vigilancia en las dietas de los ancianos, aunque puede permitírseles algunos caprichos navideños, lo importante es no excederse.

Las dietas de los mayores deben ser variadas y con recetas apetecibles para motivarlos a comer. Igualmente se recomiendan cinco comidas moderadas, a lo largo del día; desayuno, almuerzo, cena y dos meriendas en la mitad de la mañana y por las tardes. Los platillos muy voluminosos deben evitarse.

Con respecto al tipo de alimentos, los menús para los ancianos deben contener comidas de fácil masticación, porque muchas veces tienen problemas dentales, como prótesis o ausencia de alguna pieza dental.

Es necesario prestar cuidado con la hidratación, tomar en cuenta que las personas mayores deben tomar siempre, al menos, dos litros de agua al día, puede ser a través de jugos, infusiones o caldos. Lo importante es evitar la sensación de sed y prevenir la deshidratación. Las bebidas alcohólicas deben tomarse con moderación, especialmente los vinos o cervezas. Más de dos copas de vino, ya representa un exceso. No se trata de prescindir de las celebraciones navideñas, sino de saberlas festejar y prevenir los riesgos para la salud.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!