La regla o la menstruación consisten en un flujo sanguíneo, de un volumen de 20 a 200 ml, que dura de tres a seis días, según la mujer. Es la descamación de revestimiento interno del endometrio que se acompaña del sangrado. Aparecerá siempre durante los años fértiles de la mujer, a excepción de los meses del embarazo y cuando llegue la menopausia.

Algunos estudios científicos sobre el ciclo femenino, demuestran que el líquido menstrual no es propiamente sangre, sino sangre empobrecida mezclada con agua, moco y células muertas.

Al producirse cada veinticinco o treinta y un días, las reglas corresponden a una especie de “limpieza” mensual de la mucosa, que recubre el interior del útero.

Las capas celulares que cubren las paredes internas del útero, se barren periódicamente y se despegan. El primer día de esta “limpieza” enérgica es también el primero del ciclo menstrual. Después de la regla, del cuarto al decimocuarto día, se establece poco a poco un tejido cada vez más espeso. Este proceso se debe a los estrógenos.

Los análisis científicos revelan que en el decimocuarto día del ciclo se produce la postura de un óvulo de uno de los dos ovarios, bajo el influjo de un mensaje hormonal proveniente de los centros nerviosos.

Las hormonas y la menstruación

Simultáneamente comienza la producción de progesterona, la otra hormona ovárica, fabricada por aquella parte del ovario denominada cuerpo amarillo, que había envuelto el óvulo “puesto”. Con frecuencia la progesterona recibe el nombre de “hormona de la madre”, por oposición a los estrógenos, “hormonas de la mujer”. En efecto, ella prepara el útero para alimentar un posible embrión: la mucosa se espesa, se impregna de azúcar y la recorren numerosas arterias.

Pero permanentemente se necesita una colaboración de estrógenos -progesterona. Si se presenta un embarazo, si se ha fabricado un huevo humano y se arraiga en el útero, las cosas seguirán en ese estado durante nueve meses. Por el contrario, si ningún espermatozoide llegó al óvulo en el día 28, la secreción de estrógeno y de progesterona cesa repentinamente. Todos los tejidos que se produjeron desde el cuarto día, mueren, se disgregan y caen hacia la vagina: es una nueva regla.

El significado del ciclo menstrual

La menstruación no se trata de un flujo sanguíneo cíclico que transforma a la niña en mujer, de la noche a la mañana. Naturalmente, como en el joven, se trata de una maduración prolongada y ante todo de una evolución psicológica. Y en el momento en que la menopausia, con la suspensión de la secreción de las hormonas ováricas, haya suprimido la postura ovular, la regla y cualquier posibilidad de maternidad, no por eso la mujer será menos mujer.

La menopausia no debe afectar la feminidad, ni predisponer a la mujer a situaciones incómodas, pues es una etapa de la vida femenina, que como cualquier otra, tiene sus ventajas y desventajas.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!