Cuando las personas llegan a los 40 años, es conveniente acostumbrarse a asistir a la consulta con el médico internista para revisar el funcionamiento del corazón, por medio del electrocardiograma, que revelarán las condiciones de este importante órgano del cuerpo humano, encargado de llevar la sangre a todos los tejidos.

Muchos son los factores que pueden atentar contra la Salud del corazón, especialmente en las naciones desarrolladas donde existe una marcada tendencia a ingerir la llamada “comida chatarra”, alta en grasas y con pocos nutrientes saludables. Por otra parte, el sedentarismo y la obesidad también son factores de riesgo, que se deben combatir.

Algunos estudios científicos demuestran que el principal método de exploración del corazón es el electrocardiograma, ó E.G.G. Las células cardíacas son recorridas regularmente por una corriente que provoca su contracción. El E.G.G. es simplemente el registro de las variaciones de esa corriente, con la ayuda de electrodos que se colocan en la piel, a la altura del pecho.

Las ondas eléctricas que se transcriben a una cinta de papel milimetrado o se observan en una pantalla, dan información importante sobre el estado de las células de las diferentes paredes del corazón, según la posición de los electrodos. En esta forma, se pueden estudiar los trastornos del ritmo cardíaco y descubrir los síntomas de una angina de pecho o de un infarto.

El ecocardiograma

Por otra parte, los exámenes radiológicos permiten conocer las dimensiones del corazón. Pero otros exámenes cardiológicos también pueden ser de utilidad para detectar posibles enfermedades cardíacas, especialmente la ecografía, que es un método de exploración que utiliza el ultrasonido.

La ecografía cardíaca suministra información muy precisa sobre la forma, el tamaño, el espesor, la movilidad del músculo cardíaco, su capa exterior, sus válvulas y sus grandes vasos. Son exámenes que se recomiendan realizar, al menos, una vez al año y no representan dolor o inconveniente alguno para los pacientes.

Cuidar el corazón

Los médicos recomiendan, a partir de los 40 años, visitar anualmente al internista para una revisión general que permita descartar posibles enfermedades cardíacas. Usualmente en estas consultas se les realiza a los pacientes un electrocardiograma para evaluar las condiciones del corazón. Es conveniente seguir dietas sanas y saludables, libre de excesos alimenticios grasos, pues pueden dañar las arterias.

El ejercicio físico regular también es muy recomendado, las caminatas de una hora tres veces a la semana son ideales, siempre es necesario evitar el sedentarismo. El yoga, la meditación y los ejercicios de respiración son altamente útiles para prevenir el estrés, que puede dejar efectos perjudiciales en la salud cardíaca, producto de los agitados estilos de vida en las grandes ciudades.

La prevención es la clave.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!