La prevención es vital para la infancia, debido a la vulnerabilidad de los niños ante accidentes imprevistos que pueden dejar daños irreversibles en los pequeños, graves enfermedades y hasta fallecimientos. No hay que olvidar que los chicos demandan siempre cuidados especiales, porque corren peligros en muchas circunstancias, sin que sus padres se den cuenta.

Los médicos pediatras siempre están a cargo de explicarles a los padres las necesidades especiales que los chicos demandarán durante su etapa de crecimiento y usualmente advierten sobre los peligros a los cuales pueden estar expuestos, si no reciben la atención necesaria de parte de sus padres, niñeras o cuidadores especializados.

Por ejemplo, si se tiene en casa un grifo de donde sale agua hirviendo - tomando en cuenta que el agua hierve a partir de los 52° centígrados - es muy probable que las llaves superen esa temperatura y los niños puedan quemarse las manos al abrirlas. Un juguete mal hecho o no adaptado a la edad, una simple bolsa de plástico donde se puede meter la cabeza, con el riesgo de ahogarse. Todo esto representa un peligro en potencia para los pequeños.

La edad y el desarrollo de los chicos intervienen en los tipos de cuidados infantiles

Los doctores pediatras consideran que hay algunas reglas de prudencia que se deben seguir, las cuales se derivan del buen sentido. Basta pensar un momento y examinar con ojo crítico el ambiente del niño, en función de su edad, de sus posibilidades físicas y de su inteligencia.

En cuando a los accidentes automovilísticos, los cuidados a los niños deben extremarse. Anualmente, se presentan miles de muertes y decenas de miles de heridos, muchas veces como resultado de la irresponsabilidad de un conductor. Manejar cuando se está muy cansado o después de haber ingerido alcohol, ir en un vehículo en malas condiciones, no respetar las reglas elementales del tránsito, no llevar el cinturón de seguridad, entre otros; son prácticas cuyos peligros hay que considerar siempre y no olvidarlos para protegerse de accidentes.

Algunos consejos para evitar accidentes en niños

En muchos países las asociaciones o comités para la protección de la infancia suelen divulgar algunas reglas, como nunca dejar solo a un niño en la casa para evitar accidentes como caída por la ventana o incendio; además de tener en cuenta los riesgos, que pueden correr si se dejan con las personas minusválidas o de edad.

Igualmente, nunca se puede dejar solo a un niño de menos de dos años en la bañera. No se debe dar de comer a los chicos frutas secas - las que puedan obstruir las vía respiratorias - antes de los cuatro años. Es necesario evitar la presencia de productos caseros, sobre todo cáustico, en presencia de un niño. Se deben desconectar las extensiones eléctricas de la casa, después de utilizarlas; además de proteger el piso de las escaleras y resguardar la seguridad de las ventanas.

Para prevenir accidentes en niños, también es necesario nunca utilizar recipientes de alimentos para productos tóxicos, detergentes o cáusticos. Colocar todos los medicamentos en un botiquín cerrado con llave y, finalmente prestar especial atención en la cocina, porque es un área muy peligrosa para los niños: dos de cada tres accidentes se producen allí.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!