Una alta demanda de las cirugías de los senos se registra en todo el mundo, en la búsqueda de la belleza y el rescate de la feminidad. Esta operación, que mejora mucho la apariencia de los senos, es también una de las más arriesgadas. Básicamente, se realiza en una región donde la cicatrización es delicada, y es necesario sopesar las ventajas del beneficio estético y los inconvenientes que tiene la presencia de cicatrices, a menudo visibles.

Los especialistas en cirugías estéticas, afirman que el seno evoluciona naturalmente durante la vida femenina, pero a cierta edad puede sufrir de flacidez que puede afectar su apariencia.

Por más perfectos que sean los resultados de una intervención, el seno no se mantiene así para siempre.

El auge de la moda y la búsqueda de una mejor apariencia han resultado en una demanda elevada de las cirugías estéticas de los senos. La mujer contemporánea se preocupa cada día por mejorar su apariencia física, y a pesar de sus elevados costos, estas operaciones son cada día más comunes.

Los prolapsos y las hipertrofias

La cirugía puede volver a dar a los senos un volumen razonable, una forma agradable y una posición relativamente estable, pero hay que tener en cuenta la conformación anatómica. Una base ancha de implantación permite obtener senos pequeños y bien separados.

Esta operación se puede realizar inclusive en los jóvenes, cuando su estado hormonal lo permite.

El embarazo ya no estropea los senos operados, si se toman todas las precauciones necesarias. Pero es preferible no quedar embarazada, sino aproximadamente un año después de la operación.

Algunos factores pueden afectar la apariencia de los senos, como una fuerte pérdida de peso o la lactancia, que pueden provocar su caída y flacidez.

Sin embargo, los expertos afirman que el embarazo ya no estropea los senos operados, si se toman todas las precauciones necesarias.

Las investigaciones científicas en torno a las cirugías mamarias, revelan que los senos demasiado pequeños pueden ser congénitos, o porque han perdido su volumen después de un embarazo, o por un régimen para adelgazar o por la edad.

Esta reparación casi siempre exige la inclusión de una prótesis.

Las siliconas pueden ser útiles en las cirugías mamarias

Para ello se han ensayado diferentes procedimientos, como los autoinjertos de tejido graso, inyecciones de parafina o materias plásticas. Sin embargo, actualmente se acude a las siliconas. Aun cuando se utilicen sustancias muy duras y la colocación sea exacta, las reacciones del organismo a este cuerpo extraño no se excluyen, como la formación de una cubierta fibrosa, dura. Si no implican un verdadero peligro pueden traer complicaciones locales o dañar el resultado estético.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!