Las medicinas naturales son útiles para cuidar la Salud de los individuos en su totalidad, junto a los extraordinarios progresos de la medicina clásica, e incluyen el mejoramiento de la salud y la calidad de vida de quienes tienen la oportunidad de aprovecharlos plenamente; en la actualidad se benefician la mayoría de los ciudadanos de los países industrializados de Occidente.

De acuerdo a las consideraciones de algunos médicos, las terapéuticas modernas tienen cada día un carácter más científico, pero también enfrentan un indiscutible regreso a las costumbres médicas de aspecto menos técnico y más humano.

Por este motivo, muchos son los pacientes que prefieren una infusión a unas cápsulas y las agujas de la acupuntura a las de las jeringas.

Muchas son las enfermedades que actualmente son controladas por la medicina natural y varios tratamientos son igualmente conocidos por los pacientes, entre ellas: gripes, asma, gastritis, dermatitis, cólicos, úlceras, dolores musculares, calambres; entre otras dolencias de la salud. Su utilización se ha generalizado a todas las edades y en diferentes culturas.

Técnicas como la acupuntura o la homeopatía siguen estando en el interés de quienes se preocupan por su salud, siempre y cuando se apliquen de parte de médicos naturistas y expertos capacitados. La mayoría de las especializaciones en medicina natural están destinadas no solamente a tratar la enfermedad en sí, sino a mejorar las defensas naturales del paciente.

La globalidad de la medicina natural

Adicionalmente se destaca la globalidad de la medicina natural, porque la medicina clásica ciertamente padece hoy de una súper especialización que explica, por ejemplo, el hecho de que el otorrino no sepa nada del intestino o el cardiólogo ignore sobre el aparato digestivo de los pacientes.

Especialistas en medicina natural afirman que en los países occidentales han surgido, o vuelto a surgir, diferentes expresiones de la medicina china para la utilización de los oligoelementos y numerosas terapias, debido a su eficacia y a las necesidades de muchos pacientes.

El uso de la medicina natural exige un control adecuado para los pacientes

Las medicinas naturales, también llamadas tradicionales deben ser controladas por los especialistas, porque muchas de sus terapias no son forzosamente “suaves” y su uso inadecuado puede ser muy peligroso.

Muchas de las terapias que utilizan los pacientes tienen la capacidad de actuar sobre el paciente y no sobre la enfermedad.

Por ejemplo, en la medida en que aspectos como la contaminación ambiental siga afectando a los alérgicos o asmáticos, la medicina natural seguirá siendo una alternativa para quienes consideran la calidad y eficacia de sus tratamientos; muchas de sus técnicas arrojan alentadores resultados y sanación a quienes buscan alivio para sus dolencias de salud.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!