Los pies permanentemente sufren, debido al desconocimiento de la gente de sus valiosas funciones, de la negligencia y de los esfuerzos inútiles que se le imponen. Olvidarse de los cuidados de la belleza de los pies es muy común, debido a las numerosas actividades que normalmente se realizan durante el día y por los agitados estilos de vida de las grandes ciudades.

Algunos estudios históricos sobre la higiene, revelan que en la antigüedad se le cuidaba a los pies y se les respetaba. Adicionalmente, esta zona del cuerpo humano tiene otros significados. Durante mucho tiempo, el pie debía servir para marcar la dominación y la sumisión.

El amo colocaba su pie sobre el del futuro vasallo, y el marido sobre el de su reciente esposa. Lavar los pies de alguno era un acto de humildad y un signo religioso.

Durante la víspera de su muerte, Jesucristo lavó los pies de sus discípulos. En memoria de esto, reyes y canóginos han lavado los pies de los pobres el jueves santo. Pero a lo largo de todo el año, en los albergues de las abadías, los monjes lavaban y cuidaban los pies adoloridos de los peregrinos, instrumentos de redención.

Las investigaciones demuestran que Leonardo Da Vinci vivía fascinado con la minuciosa arquitectura del pie, la cual consideraba una “obra de arte, obra maestra de ensamblaje”. Los pies están conformados por 26 huesos, 19 músculos, 33 articulaciones, un centenar de ligamentos, varios centenares de nervios y de vasos sanguíneos; además de centenares de glándulas sudoríparas.

Muchas exigencias para los pies y pocos cuidados

Los cuidados de los pies siempre deben tenerse en cuenta, porque son como una especie de “delicado edificio” que soporta todo el peso del cuerpo, por los cual las personas se desplazan y transportan 12 horas, por lo menos al día y durante los 365 días año.

Una mala posición del pie, debido a alguna malformación aun leve (pies planos), o a un zapato mal ajustado, produce muchos dolores en las caderas o en la espalda. Un desequibrilo del pie ocasiona siempre un desequilibrio del esqueleto.

Recomendaciones sencillas para el cuidado de los pies

Algunas recomendaciones para cuidar los pies se relacionan con el uso de calzados cómodos, lo cual puede ser una verdadera odisea para mucha gente.

Son innumerables los factores que pueden incidir en la selección del calzado más apropiado, desde la disponibilidad en la oferta de calzados de cada país, las características de los pies según la raza, la condiciones de la industria del cansado de cada localidad, las actividades cotidianas de la gente y las condiciones de Salud de los pies de cada comunidad, región o país.

Un cuidado semanal con regularidad puede realizarse en casa, utilizando herramientas sencillas como: un envase grande de agua tibia para sumergirlos, cremas humectantes o exfoliantes, cortauñas, paletas para quitar las asperezas, talcos antisépticos, cepillos suaves que permitan quitar las asperezas y las cutículas. Acostumbrarse a estas rutinas es muy valioso, para quienes disponen de poco tiempo o dinero para ir a los salones de belleza.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!