La manos sucias son tema de especial interés en la higiene, muy especialmente entre los niños pequeños, porque usualmente están expuestos a muchos gérmenes contaminantes durante su etapa de crecimiento. Los adelantos tecnológicos y científicos han interferido aportando innumerables formas de mantenerlas limpias, a través de innovadores productos, pero siempre es necesario reforzar el interés en la gente de mantenerlas aseadas.

Algunos estudios científicos en relación a la higiene, demuestran que en la época de las abuelas, el baño era raro y la limpieza íntima no muy escrupulosa, pero se perseguían las manos sucias.

Esta elemental higiene, suele respetarse muy poco en algunas comunidades, debido a diferentes factores sociales, económicos y culturales.

Los hábitos de higiene difieren en cada país. En algunas naciones, donde los lavamanos a veces escasean, se pasa de los baños o de los patios de recreo al comedor. En la casa, es importante apartar suficientemente los vertederos de basuras de las cacerolas.

Los mejores momentos para lavarse las manos

Las investigaciones revelan que las manos son el principal vehículo de toxiinfecciones, parasitosis y enfermedades infecciosas. Hay que lavarse las manos al usar el inodoro, antes y después de los cuidados con los bebés, antes de arreglar la cocina o lavar la vajilla, antes de comer, de maquillarse, de quitarse el maquillaje.

Los especialistas advierten que no se trata simplemente de meterlas en el agua, sino de jabonarlas, cepillar las uñas y la palma, enjuagar cuidadosamente y secar bien alrededor de las uñas y la punta de los dedos, con una toalla seca que se cambie con frecuencia. En caso de problemas intestinales, o si la persona se dedica a alguna actividad especialmente ensuciadora, es necesario utilizar toallas desechables.

Jabones y cepillos pueden ayudar al lavado de las manos

Aunque se han realizado grades avances industriales en el desarrollo de nuevos jabones, con frecuencia se reservan para el lavado de las manos los jabones más ordinarios; cuando el uso continuo debería llevar a la gente a utilizar productos más suaves: jabones sobregrasos o crema neutra para lavar.

Un cepillo blando que se suaviza rápidamente y permanece eficaz, es preferible a los cepillos de pelo de jabalí o de fibras sintéticas, los cuales se han ido desplazando del uso comercial en muchos países de manera progresiva.

La grave proliferación de enfermedades hace necesario promover permanentemente la higiene de las manos. Especialmente, en estos momentos, cuando el mundo enfrenta la grave epidemia de COVID-2019, que ha dejado un conmovedor saldo de víctimas mortales en China y amenaza con extenderse a otras naciones, especialmente las más cercanas a esta nación asíática.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!