La higiene del cuerpo humano se ha convertido en el primer cuidado de la Belleza, a parte de su importancia en la limpieza de impurezas. Las civilizaciones de la antigüedad ya practicaban cierta higiene corporal. Durante los siglos más recientes, las poblaciones vivían en un estado de suciedad, no siempre justificado por la carencia de instalaciones sanitarias, sin embargo, a partir de la rápida proliferación de enfermedades muchas comunidades se han visto obligadas a cambiar sus hábitos de higiene.

En algunos países civilizados aún se tiene la limpieza corporal como un detalle higiénico de segundo orden y aunque actualmente se ofrece una inmensa serie de productos, muchas regiones especialmente de bajos recursos, no tienen acceso a este tipo de mercancías de aseo personal.

Algunos estudios médicos sobre la importancia de la higiene señalan que, la falta de acceso a productos de limpieza corporal puede deberse a un consumismo mal entendido, una falta de entusiasmo por el agua o una educación insuficiente. En todo caso, estadísticas profesionales revelan que países de alto nivel de vida ofrecen la siguiente comparación: en algunas regiones la gente ni siquiera se baña en una tina o bajo la ducha una vez por semana y gastan solo una barra de jabón por persona cada mes. Mientras en otros países, los hábitos de higiene corporal son mucho más regulares, tales como Estados Unidos, Alemania y, en menor medida, en Bélgica, Los Países Bajos, Luxemburgo y Francia.

Eliminar impurezas en el cuerpo por medio del agua y jabón

Sin duda, una limpieza cuidadosa es indispensable para mantener la piel en buen estado y activar sus funciones. Trátese de la piel del cuerpo o del rostro, el jabón elimina impurezas de la superficie, tales como células muertas, polvo, suciedades y sudor, sin alterar su equilibrio exterior.

Para mantener esta higiene, solo se requiere en principio de agua y jabón, pero esta rutina se convierte en un reto para quienes carecen del servicio del vital líquido, por innumerables causas. El uso del agua y del jabón no siempre contribuye a obtener una piel hermosa, especialmente en el rostro que no los soporta muy bien.

Actualmente, existen numerosos productos eficaces y desprovistos de agresividad, para que cada quien escoja.

El baño y los gérmenes

La reciente proliferación de enfermedades, como el Coronavirus en China despertó el interés de la gente en reforzar sus hábitos de higiene, los cuales sirven para prevenir la proliferación de gérmenes. Lavarse el cuerpo y el cabello frecuentemente es lo menos que se puede hacer, para mantener la higiene corporal y prevenir los efectos dañinos que producen los gérmenes, considerando que son un grupo de pequeños invasores, que pueden provocar enfermedades.

En las ciudades modernas, estos efectos pueden multiplicarse rápidamente, debido a las grandes aglomeraciones que suelen presentarse en sitios como los transportes subterráneos, terrestres, en los salones de clases, gimnasios o discotecas.

Medidas básicas de prevención, como el aseo personal, contribuyen a evitar dolencias de la Salud, como enfermedades respiratorias, de la piel, de los ojos, entre muchas otras.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!