Miles de tratamientos para el cuidado y la Belleza de los pies se han incorporado, con el transcurrir de los años, para cuidar y embellecerlos, sin embargo, las normas básicas de la higiene se mantienen siempre como punto de referencia para cualquiera de estas novedosas rutinas. La necesidad de lucir pies bellos ya no corresponde solo a las mujeres, los hombres también han comenzado a preocuparse por mantenerlos en buen estado.

Los expertos en pedicure advierten sobre la necesidad de aprender a realizar este procedimiento, por medio de sencillos pasos, que son imprescindibles. Quienes se interesen por realizar estos cuidados en casa deben comenzar por quitar el esmalte viejo y luego sumergir los pies en agua tibia, durante unos 20 minutos aproximadamente.

Se deben cortar las unas con suavidad, utilizando un cortaúñas apropiado, siguiendo una forma redondeada, que permita quitar los excesos, especialmente esas pequeñas esquinas de las uñas, que suelen incrustarse en la piel.

Para continuar con este básico proceso de pedicure es necesario frotar las regiones callosas del pie con una piedra pómez, o una paleta que sustituya esta piedra, pero que permita obtener el mismo efecto. Seguidamente, se debe utilizar un trozo pequeño de algodón o hisopo empapado en disolvente de esmalte o acetona, frotándolo suavemente alrededor de la cutícula o de las uñas para retirar el esmalte.

Seguir con los mejores cuidados para los pies

Para hacer que la pedicure sea un proceso reconfortante se deben aplicar masajes alrededor de todas las partes de los pies con una crema hidratante, se pueden aplicar talcos o desodorantes si es el caso.

Luego se debe pasar una lima o pulidor alrededor de las uñas para darles la mejor forma. Algunas personas prefieren mantener las uñas de los pies largas, mientras otras tienden a rebajarlas lo más posible, para evitar las molestias que pueden provocar los zapatos, cuando comiencen a crecer.

Algunos pedicuristas recomiendan colocar una base incolora en la unas, para posteriormente aplicar el esmalte en los pies en una o dos capas.

Este paso siempre dependerá de la disponibilidad del esmalte incoloro, el cual algunas veces no siempre puede ser fácil de conseguir y se suele prescindir de su uso. Para finalizar, es necesario quitar el resto del esmalte que queda alrededor de las uñas, con un palillo impregnado en disolvente.

Los hidromasajes y la exfoliación de los pies

La modernidad tecnológica ha dado paso al uso de productos como las bañeras electrónicas para sumergir los pies, que aportan suaves hidromasajes y favorecen la relajación, mientras se realiza la pedicure. Siempre es necesario el uso del agua tibia, cuando se incorporan estas máquinas en estos tratamientos, ya que el agua fría puede ser una molestia para quienes desean liberar un poco de estrés.

Las cremas exfoliantes son también grandes aliados en la pedicure, cumplen un importante rol en la eliminación de durezas en la piel, ayudando a mejorar la suavidad.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!