El aseo personal ha sido motivo de preocupación entre millones de comunidades, en todas las civilizaciones, especialmente porque han practicado corrientemente el baño y saben que mantener las mejores condiciones de higiene se relaciona directamente con la Salud y la supervivencia de los seres humanos. Mucha gente concentra sus esfuerzos de aseo personal en áreas como la piel, el cabello, la dentadura y las uñas.

Algunos estudios sobre la higiene personal, señalan que la limpieza completa solamente actúa sobre la epidermis, permite eliminar mejor las células muertas y las impurezas, y deja inmediatamente la piel más lisa y flexible.

Los baños en tinas o en duchas deben incluir siempre productos capaces de eliminar los gérmenes. Los especialistas advierten que, todas las sesiones de limpieza a fondo deben ir seguidas de la aplicación de un producto de protección o de cuidado.

Los baños de vapor ayudan a la limpieza y la relajación corporal

Ese tipo de baños son ideales para recuperar el cuerpo del estrés y tienen lugar en un sauna. Pero hay que ser cuidadoso con la piel del cutis, debido a la intensidad del calor. Los aparatos eléctricos, provisto de un termostato, esparcen sobre la epidermis una bruma tibia, fina y regular, lo que hace transpirar, dilatar los poros y ocasiona una ligera vasodilatación.

Para que los baños a vapor obren más eficazmente, se puede agregar agua de rosas o flor de naranjo, también es muy útil incorporar unas gotas de esencia de flores como: benjuí o lavanda.

Las máscaras son muy eficaces para mantener la piel limpia de impurezas

Las mascarillas constituyen un método muy antiguo de limpieza del rostro. Como son impermeables efectúan - durante algunos instantes - una oclusión de la piel.

Producen un aumento de la temperatura local, una ligera vasodilatación y una hidratación indirecta de la capa córnea.

Los estudios sobre este tipo de productos dermatológicos señalan que, las máscaras de limpieza están hechas de arcilla purificada, junto con extractos de plantas, que pueden activar ligeramente la circulación, con suavizantes y - a veces - astringentes suaves, que impiden una dilatación excesiva de los poros.

Las porciones de estos productos varían, según el tipo de piel para el cual están destinados.

En las sociedades industrializadas es más fácil el acceso productos de aseo corporal. No obstante, algunos insumos naturales pueden del efectivos para limpiar la piel. Una sencilla mezcla de un poco de agua y una cucharadita de azúcar, se frota suavemente en el rostro y limpia el cutis de asperezas, contribuyendo a eliminar la piel muerta. Posteriormente se humecta el rostro con un poco de leche líquida a temperarura ambiente, se deja 20 minutos y la piel del cutis se pondrá muy suave.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!