Generalmente, los principales hábitos de higiene se les enseña a los chicos en los hogares y esta enseñanza se refuerza en la escuela, con el transcurrir de los años se van aprendiendo cada vez más normas de aseo, sin embargo, son muchas las ocasiones en las cuales parecen olvidarse, como por ejemplo: limpiar áreas del hogar, como la cocina, los baños y las habitaciones, taparse la boca al toser o estornudar o lavarse al cabello, al menos, tres veces por semana.

Con el paso de los años se ha incrementado la población en el planeta y esto trae como consecuencia un aumento de la cantidad de enfermedades, que han surgido en diferentes regiones.

Como resultado, es necesario inculcar nuevamente a las personas, la importancia de mantener buenos hábitos de higiene, como cepillarse los dientes tres veces al día, específicamente después de cada comida, usar hilo dental luego de cada cepillado y usar siempre ropa limpia.

Bañarse dos veces al día, ayuda a mantener el cuerpo humano libre de gérmenes

Según la opinión de muchos médicos, los baños deben realizarse dos veces al día. En horas de la mañana es necesario realizar el primer baño, porque aunque no lo parezca el cuerpo humano transpira durante las noches, adicionalmente una ducha mañanera puede contribuir a que las personas también se despierten más animadamente, antes de comenzar su jornada laboral.

Los baños nocturnos también tienen un doble beneficio, porque son necesarios para eliminar los gérmenes que se acumulan en la piel, a lo largo del día, y también favorecen un sueño reparador. En ambos casos es necesario considerar siempre el uso de agua tibia, especialmente en las personas alérgicas o asmáticas.

La higiene del hogar

Por diferentes causas, muchas veces las casas o apartamentos pueden estar sucias.

Son muchas las áreas de las viviendas, que pueden convertirse en verdaderos depósitos de suciedades. Especial atención tendrán siempre áreas como: la cocina, los baños y las habitaciones, donde duermen los miembros de la familia.

Las cocinas suelen llenarse de variados tipos de desperdicios, que pueden afectar el nivel de aseo en esta zona, tan importante en los hogares, por ejemplo: la grasa de las frituras que tienden a acumularse en varias partes, los desperdicios de comida, los líquidos que se derraman; son solo algunos de los principales elementos que pueden resultar en criaderos de insectos contaminantes como: moscas, cucarachas, hormigas, ratones y ratas.

Los baños demandan una atención muy especial, básicamente por ser el área de la casa donde las personas acuden a realizar sus necesidades corporales básicas, pero también pueden ser un verdadero cultivo de hongos, que pueden contagiar de enfermedades a quienes los usan. En este caso son comunes las enfermedades, como los hongos en los pies.

Con respecto al aseo de las habitaciones para dormir, siempre será necesario un cambio regular de las sábanas, fundas y cobertores. La limpieza de los pisos y los estantes es fundamental, porque tienden a acumular polvo y suciedades, que afectan la higiene de este lugar, donde las personas deben pasar, al menos, ocho horas durmiendo.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!