Una semana después de que Estados Unidos superó los 3.000.000 de casos de coronavirus, alrededor de una cuarta parte del total los contagios y muertes en el mundo, la pandemia continúa sin disminuir. Los gobernadores y otros líderes en estados como California, Texas y Michigan continúan lidiando con planes para reabrir sus economías, o desacelerarlas nuevamente, en medio de este fuerte repunte en los casos. Veinticinco estados han tomado medidas para reducir el aumento de los casos de COVID-19.

Entre las reglamentaciones sanitarias establecidas por el Gobierno de Trump se encuentran: cerrar negocios de alta capacidad como bares y gimnasios, detener las cirugías electivas y exigir que las personas usen mascarillas.

Rebrotes en Alabama

Después de días de un ascenso "alarmante" en casos de coronavirus y hospitalizaciones, la gobernadora de Alabama, Kay Ivey, anunció que hará cumplir una orden de llevar máscara a nivel estatal, a partir del 16 de julio.

Ivey había dicho anteriormente que creía que un mandato de uso de mascarillas en todo el estado sería difícil de cumplir. Pero Ivey dijo que "los números no mienten" y reiteró la gravedad de la situación.

Alabama registró 40 muertes por coronavirus el 14 de julio, su mayor aumento en un solo día, a medida que los nuevos casos y hospitalizaciones continuaron una subida "alarmante" cuesta arriba. El estado tiene un total de 56.441 casos y 1.136 muertes.

El mortal virus en Arizona

El gobernador Doug Ducey, emitió una orden ejecutiva que exigía el cierre de bares, gimnasios, teatros y parques acuáticos el 29 de junio. "Los arizonenses han sido, en general, fabulosos, fantásticos y responsables", dijo el gobernador.

"Pero hemos encontrado algunas situaciones en las que necesitamos tomar acciones más agresivas, y por eso se cerraron muchos establecimientos".

Arizona reportó casi 3.300 nuevos casos de COVID-19 y 58 muertes adicionales el 16 de julio. El estado ha reportado un total de 134.613 contagios.

La emergencia sanitaria por el coronavirus en Arkansas

Casi dos semanas después de pasar a la Fase dos, que permitió una capacidad de apertura de dos tercios en restaurantes y otros negocios, el gobernador Asa Hutchinson dijo que “no está listo para aliviar aún más las restricciones comerciales, a medida que el estado experimenta un aumento en los casos de coronavirus”.

Hasta el 15 de julio, el estado ha superado los 30.000 casos confirmados, casi 6.500 que están actualmente activos; según la Gaceta Demócrata de Arkansas.

California registra un elevado nivel de contagio del virus mortal

Mientras California enfrenta una explosión de nuevos casos de COVID-19, el gobernador Gavin Newsom, ordenó el cierre de todos los bares y restaurantes, bodegas, teatros y museos con operaciones en interiores el 13 de julio. Aprobó una ordenanza que solo se aplica a algunos condados en la lista de monitoreo del estado, incluidos Los Ángeles y Orange. Más de 30 condados en California también deben cerrar lugares de culto y centros de acondicionamiento físico, entre otros negocios no esenciales.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!