La celebración de la Navidad con deliciosos platillos no está solamente reservada para los adultos, niños o jóvenes. Los abuelos también pueden festejar durante esta maravillosa época del año, pero tomando algunas previsiones especiales.

Algunas investigaciones científicas revelan que las personas mayores tienen más tendencia a padecer de dolencias de Salud, tales como la hipertensión arterial, la diabetes, la hipercolesterolemia o el estreñimiento. Estas condiciones médicas hacen que los ancianos ameriten alimentos más sanos y nutritivos durante la mayor parte del año y en Navidad también es recomendable preparánselos.

Si se toma en cuenta que la Navidad dura un mes y a veces hasta mes y medio son muchas las ocasiones durante las cuales los abuelos pueden verse tentados a comer alimentos que puedan contener grandes cantidades de grasas, que son dañinas para la salud, tales como los asados a base de carne de cerdo o pavo horneado muy condimentado.

Las mesas de Navidad pueden contener también platillos elaborados con frituras, pastas con muchas salsas o un exceso de tortas y dulces, que son muy apetecibles para la mayoría de la gente, pero cuyo consumo excesivo puede alterar la salud de los ancianos.

Uno de los padecimientos más comunes a esas edades es el aumento del colesterol, el cual puede subir si los abuelos exageran en el consumo de ciertos alimentos, especialmente aquellos que contienen muchas grasas, como las tocinetas, mantequillas, mayonesas o cremas pasteleras.

Los médicos sugieren que los ancianos deben tomar abundantes cantidades de agua después de cada comida, lo cual facilita el proceso digestivo y evita el estreñimiento. Igualmente es recomendable enseñar a los abuelos a ingerir cantidades moderadas de alimentos de Navidad, siempre que estos sean preparados con baja cantidad de grasa y sal.

Mejores son los platos a base de carnes blancas, que las rojas para los ancianos en Navidad

Las carnes rojas en general puede que no sean tan recomendables para muchos ancianos, quienes encontrarán más beneficios nutricionales, si la sustituyen por carnes blancas como el pollo o los pescados azules.

Otra de las sugerencias para los ancianos consiste en la preparación de alimentos blandos, como las cremas de verduras o de mariscos y las compotas de frutas de la temporada decembrina que pueden ser muy sabrosas y también les ayudará a prevenir molestias con las prótesis dentales.

Las bebidas alcohólicas ameritan un control estricto en los ancianos

Es prudente evitar durante las Navidades que los ancianos tomen bebidas alcohólicas, porque su exceso podría ser contraproducente a esta edad, lo cual generalmente es advertido en oportunidades previas por sus médicos.

Cuando los abuelos disfrutan de un rico almuerzo o cena de Navidad es conveniente que esperen un poco antes de irse a la cama a descansar, porque es más conveniente para el proceso digestivo.

Enseñarles a disfrutar de la Navidad a los abuelos puede ser un reto para quienes los cuidan, pero ayudarlos a celebrar de la mejor manera sí es posible, controlando lo que comen y preparándoles deliciosos platillos sanos, que los mantengan integrados a estas tradicionales celebraciones.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!