La ingesta excesiva de alimentos elaborados con carbohidratos puede deteriorar la Salud y tiene una relación directa con la aparición de la diabetes tipo 2, la cual está directamente relacionada con factores como el sobrepeso y la obesidad; según la American Diabetes Association.

Aunque para muchas personas es casi imposible eliminar la azúcar de la dieta, sí es posible eliminar la cantidad de alimentos elaborados con azúcar refinada, especialmente durante la temporada de Navidad, época durante la cual muchas personas asisten a festejos y comen alimentos preparados con harinas y azúcares posiblemente en mayor cantidad.

Los pasteles, las tortas y los azúcares se elaboran con carbohidratos, los cuales tienen la capacidad de aumentar los niveles de glucosa en la sangre. Cuando las personas no tienen una dieta balanceada se acostumbran a comer cualquier tipo de alimento al sentir hambre, sin considerar sus valores nutricionales y el daño que pueden ocasionar a la salud si se comen en exceso. Tal es el caso de los pasteles realizados a base de cremas demasiado azucaradas.

La diabetes tipo 1 y 2 demandan cambios en los estilos de vida

Algunas investigaciones médicas y científicas señalan que la diabetes tipo 1 es una enfermedad de origen genético, que se presenta cuando el cuerpo humano no produce insulina. Mientras, la diabetes tipo 2 aparece cuando el organismo no utiliza adecuadamente la insulina, lo que genera la resistencia de la insulina.

Aunque en este caso, el páncreas intenta aumentar su producción, eventualmente no logra controlar los niveles de azúcar sanguíneos.

Cuando el médico le diagnostica a sus pacientes la diabetes tipo 1 ó 2 se deben seguir las instrucciones médicas en relación al tratamiento más adecuado para cada caso. Los tratamientos médicos para los diabéticos también incluyen cambios en los estilos de vida.

Mejorar la dieta ayuda a prevenir la diabetes

Una revisión del tipo de alimentos que se ingieren diariamente es útil para ayudar a las personas a evitar la aparición de enfermedades como la diabetes. Los cambios dietéticos preventivos pueden involucrar a algunos miembros de la familia o realizarse de forma individual.

Un desayuno libre de azúcar blanca, morena o miel ayudará mucho, al igual que es conveniente suprimir los alimentos fritos, las mantequillas, margarinas y salchichas.

El almuerzo también debe estar libre de alimentos demasiado condimentados o aderezados con salsas aceitosas, demasiadas carnes rojas, blancas o de cerdo, especialmente fritas. La cena debe estar conformada por alimentos ligeros, pero que no dejen la sensación de hambre, especialmente antes de dormir. A media mañana o durante las tardes las meriendas más sanas son las frutas y los jugos. Una rica ensalada elaborada con frutas frescas es siempre una excelente opción nutritiva.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!