Las gripes en los niños pueden comenzar a presentarse con más frecuencia durante la época invernal, lo cual obliga a los padres a enfatizar los cuidados preventivos para evitar que comiencen a enfermarse durante esta temporada fría del año. Los descensos bruscos de las temperaturas generan fuertes corrientes de aire, que pueden ocasionar estados gripales inesperados en los chicos, además de la lluvia, la neblina y la nieve.

Las gripes son una de las enfermedades típicas durante el invierno. Un buen abrigo, una bufanda, unos guantes, un gorro, medias y botas, camisas o franelas y pantalones confeccionados con telas gruesas ayudarán a combatir el efecto que deja el inclemente frío en el cuerpo de los niños.

Los padres y cuidadores son los únicos responsables de vigilar que los chicos realmente se mantengan protegidos.

Otras enfermedades como la bronquitis, la neumonía o la faringitis pueden aparecer en los niños, si no se les cuida durante el invierno. Los expertos también advierten que el sistema inmunológico de los niños no es lo suficientemente maduro para enfrentar las enfermedades, si se compara con los adultos. Esta situación los hace más propensos a contraer gripes, por lo cual los padres siempre deben mantenerse atentos a sus cuidados.

La convivencia entre los niños contribuye a la aparición de enfermedades

Los médicos especialistas en pediatría han advertido en reiteradas oportunidades que muchas veces los padres se olvidan de las medidas básicas de protección para los niños durante el invierno y, en estos casos, son más propensos a contraer gripes, lo cual se ve exacerbado a partir de la convivencia con otros chicos.

El inevitable contacto entre los chicos mientras juegan debe tomar en cuenta la necesidad que tienen de mantenerse adecuadamente abrigados. Los juegos infantiles deben realizarse en espacios cerrados amplios para que puedan entretenerse, pero no se expongan al impacto de las fuertes lluvias, o los vientos fríos.

Más limpieza en los hogares previene las gripes en los niños durante el invierno

Otros factores pueden desencadenar las gripes infantiles, entre ellos se encuentra el riesgo que tienen los chicos de contraer infecciones, porque tienen una respiración más bucal que nasal. Adicionalmente, la exposición al sucio es una de las causas que también contribuye a que los chicos se enfermen, debido a que normalmente pasan horas jugando en el piso o compartiendo con las mascotas de la casa.

Por otra parte, es necesario intensificar las medidas de higiene en los hogares durante el invierno, para evitar más acumulación de polvo y desechos en los ambientes que los niños frecuentan. Aunque muchos padres consideran que las tareas de limpieza están listas, algunos elementos ambientales contaminantes pueden seguir provocando las gripes en los niños.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!